domingo, 23 de octubre de 2016

La trampa saducea

Te puedes desprestigiar, para que después te rematen

PSOE
En el PSOE ha triunfado la tesis favorable a la abstención en el Congreso de los Diputados, para que Mariano Rajoy pueda formar gobierno, otra vez.

Dicen que lo hacen por responsabilidad hacia España, de los españoles nada dicen, yo lo que creo es que, a la vista del camino cuesta abajo que se encuentran ante la opinión pública, no quieren someterse a otras elecciones generales de muy incierto futuro. El destrozo podría ser mayor que los dos últimos.

A eso es lo que realmente se le tiene pavor. Lo de España y la responsabilidad propia, no deja de ser un cuento chino.

Lo que parece que no tienen en cuenta es: Mariano Rajoy será investido Presidente del Gobierno de España, con la abstención del PSOE y dentro de un año ante las previsibles dificultades para sacar adelante sus proyectos, se someterá a una moción de confianza que perderá, para a continuación convocar elecciones aduciendo la falta de colaboración de las otras fuerzas políticas.

¿Qué hará entonces el PSOE? Sin proyecto, sin unidad interna, sin líder creíble, sin prestigio, solo con las viejas glorias ansiosas por ocupar primer plano. Será barrido por la abstención y por otras formaciones que tengan la inteligencia de presentar un proyecto de cambio de políticas.

Los partidos políticos tienen que tener utilidad social, quien deja de tenerla y solo se preocupa de sus sillones y olvida su papel en la Sociedad, es condenado a la irrelevancia.

Ellos solos, con sus anteriores políticas, se han buscado la ruina. Cuando dejaron de representar los intereses de las clases populares españolas, para entregarse a políticas neo-liberales, cuando se han olvidado del pueblo para preocuparse más de su propio enriquecimiento personal, traicionando todo lo que el PSOE representaba ante los españoles, en fin, cuando se les cayó la careta socialista que mantenían pese a sus muchos errores, mucha gente se ha visto traicionada en lo más profundo.

Han abortado una corriente, en su seno, que quería renovar unas estructuras apolilladas, para retroceder en el tiempo y negar cualquier camino nuevo que diera al PSOE un impulso social en los momentos presentes y de cara a los próximos años, que se antojan muy difíciles.

Han vendido su ideología por un plato de lentejas.

Ahora, ¿qué esperanza de regeneración y cambio político nos queda?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones