viernes, 30 de septiembre de 2016

Era visto

Cuando uno se empeña en ir hacia el precipicio, pasa.

PSOE
Que el PSOE es un partido de cuadros, ha quedado meridianamente claro estos días, con la dimisión de diez y siete miembros de su ejecutiva federal, al objeto de forzar la marcha del actual Secretario General y formar una gestora que entregue el poder a Susana Díaz y sus acólitos.

El juego sucio que han venido practicando, contra la actual Ejecutiva Federal y, particularmente deleznable, hacia el Secretario General, Pedro Sánchez, les ha llevado a orquestar una campaña mediática contra él, en medio de las campañas electorales gallega y vasca.

Ahora, ellos, le quieren pedir responsabilidades por los resultados del PSOE en dichas campañas, cuando de manera activa han hecho lo posible para que los resultados pudieran haber sido peores.

No nos hablan de políticas a desarrollar, tan solo les preocupa ocupar los sillones que quieren vacíos, para alojar sus gordos traseros.

Ya, Susana Díaz, dice que lo importante es España y esa es su preocupación (en plan P.P.). Si no fuera tan triste, era para partirse de risa ante tamaña estupidez e hipocresía.

Cuando Pedro Sánchez demostró tener personalidad propia y no dejarse instrumentalizar por este sector de “barones”, la guerra estaba declarada, y “era visto” que más pronto que tarde le harían la jugada.

No les interesa un congreso de la militancia, lo quieren resolver entre los cuadros que tienen secuestrado al PSOE, desde hace mucho tiempo.

Pena de Partido Socialista, que dé socialista ya apenas le queda solo el nombre.