miércoles, 29 de junio de 2016

De Podemos y el PSOE

El agua y el aceite

PSOE_Podemos
Si la práctica política, en estos últimos meses, de Podemos y su principal dirigente, Pablo Iglesias, no ha podido ser más desastrosa para los intereses colectivos de la izquierda política española, el PSOE también se ha lucido con sus divisiones internas y descalificaciones a su Secretario General, por parte de destacadas/os dirigentes regionales.

Unos por exceso de ambición y los otros por sus propias carencias, han arruinado cualquier intento de gobierno progresista.

Podemos, en los últimos tiempos, ha recogido la peor tradición de la izquierda comunista, cuya única meta era desbancar al PSOE y obsesionados con esta posibilidad se han preocupado más en descalificar que en construir una alternativa. Por su parte el PSOE, todavía, no ha levantado cabeza desde la era Zapatero, con sus aciertos y su final lleno de errores garrafales que, deslucieron una etapa de consolidación de derechos individuales y colectivos.

La actitud de enfrentamiento de Podemos hacia el PSOE, ha conseguido que se abra una brecha profunda entre las dos formaciones y va a ser muy difícil que se puedan curar las heridas graves fruto de la agresividad descarnada con que se dirigieron al PSOE en el intento de investidura de Pedro Sánchez, como Presidente del Gobierno.

Podemos no tiene un modelo de partido, cada día están introduciendo variaciones en sus propuestas y programa, con la alianza electoral con Izquierda Unida (todo por los votos) ha dejado de lado cualquier planteamiento de transversalidad para apostar por la izquierda comunista clásica y eso, también, ha desconcertado a muchos de sus dirigentes y buena parte de sus anteriores votantes que, esta vez, se han abstenido.

El PSOE, con un modelo socialdemócrata, muy descafeinado por el ambiente europeo entregado a las tesis neo-liberales y que hizo muy difícil la posibilidad de presentar una alternativa con visos de implantación.

El ambiente generado por el resultado del referéndum británico, generará las condiciones propicias para que, la socialdemocracia, se ponga las pilas y configure un proyecto europeo más acorde con las personas y sus necesidades.

Eso espero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones