miércoles, 2 de marzo de 2016

Sesión de investidura II

Impresiones mañaneras

Pedro Sánchez
Tenemos los políticos que nos merecemos, podría decir, toda vez que los hemos votado nosotros, a la vista de la cerrazón mental que esta sesión de mañana en el Congreso de los Diputados, nos ha deparado.

Mariano Rajoy, en su línea irónico-faltona, sin aportar novedad alguna que no se supiera e intentando aparecer como la persona dialogante, que ha demostrado, hasta la saciedad, no es.

Pablo Iglesias, desde sus posiciones ideológicas inamovibles, nos ha colocado un discurso basado en sus principios (que hasta ahora había mantenido ocultos, en la transversalidad y otras añagazas), exigiendo un gobierno de izquierda pura, para negar la posibilidad de un acuerdo posible. En definitiva: No le interesa pacto alguno, solo quiere imponer su proyecto, no quiere acordar nada que se aparte de la imposición de sus ideas. Y al mismo tiempo, ha roto puentes de posibles acuerdos futuros, con su actitud y dicho sobre los condicionantes que, según él, tiene Pedro Sánchez.

Ha demostrado que el parlamento no es lo suyo, prefiere el mitin político con el público afín y entregado a su demagogia.

Albert Rivera, ha despertado la ilusión con su actitud y palabras. Se ha descubierto, para quien no lo conociera, como un excelente parlamentario. Toda su intervención la ha hecho en clave positiva en pos del bien común.

Se podrá estar o no de acuerdo con sus propuestas, pero no se le puede negar la valentía y claridad de ideas en beneficio de los españoles.

Pedro Sánchez, en su línea, ha intentado concertar voluntades encaminadas a su investidura. La oposición del Partido Popular y Podemos, la harán imposible.

Por la tarde seguirán en el uso de la palabra otras fuerzas políticas y al final votación.

Si no se consigue la mayoría absoluta, el viernes después de un breve debate se votará otra vez, en esta ocasión solo será necesaria la mayoría simple, es decir más votos positivos que negativos, para investir Presidente de Gobierno.

Las señales indican que, acabaremos la semana sin nuevo gobierno y las trazas son muy pesimistas que puedan llegar a acuerdos en los dos meses que faltan para disolver las Cortes y convocar nuevas elecciones. Momento en el cual se mostraría el fracaso de los partidos políticos que, serían incapaces de llegar a acuerdos.

El precio político, de este ejercicio de inutilidad social de aquellos partidos políticos que son incapaces de dialogar, sería ventilado en dichas elecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones