viernes, 26 de febrero de 2016

Posibilismo y revolución

Atrapados entre dos fuegos

Revolución
El pueblo español, dicho así tan genérico no refleja la realidad social en la que estamos inmersos. Para unos, somos un solo pueblo y todos tenemos y debemos funcionar al unísono. Para otros, la diversidad es nuestra característica principal. En el medio, se encuentran todos aquellos que desean vivir en paz, en libertad y en armonía con todo el mundo.

Por eso las soluciones para nuestros problemas son diversas y, en muchos casos, contrapuestas.

El resultado electoral de diciembre de 2015 ha planteado un mapa político diverso y complejo, un estudio pormenorizado nos indica que, sin una voluntad sincera de llegar a acuerdos, existen mil y una disculpas para no hacerlo.

Aquellos que intentan con voluntad posibilista, un acercamiento a otras fuerzas para formar gobierno, corren el riesgo de ser acusados de traidores a su programa y aquellos otros que, exigen mantener la pureza ideológica, pueden ser acusados de intransigentes.

Al final todo se resume en querer involucrarse en la gobernanza pública o mantener la bandera ideológica.

Si la relación de fuerzas lo permite, se puede y debe intentar llegar a los máximos de flexibilidad para el gobierno del Estado, la opción posibilista así lo demanda. Por el contrario los puristas ideológicos, esperan que una utópica revolución los lleve al poder, para poder imponer su visión de la realidad, a toda la población.

Y, en medias, unos por otros la casa sin barrer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones