sábado, 2 de enero de 2016

El PSOE y sus baronías

¿Quién manda en el Partido Socialista Obrero Español?

PSOE
Cuando, después de las elecciones generales del 20 de diciembre del 2015, Susana Díaz salió al ruedo mediático a manifestar que la dirección federal del PSOE, debería evitar “el aventurismo político”, el “oportunismo” y poniendo, ya, al PSOE en la oposición, dejó clara su desautorización para que el actual Secretario General, Pedro Sánchez, pudiera intentar acuerdos con otras fuerzas políticas para la formación de un gobierno alternativo al Partido Popular, caso que éste no lo pudiera hacer.

Una vez dicho, públicamente, no existe marcha atrás. Antes al contrario, exige (junto con otros, llamados barones por la prensa) en el Comité Federal que, para poder sentarse a negociar, la futura posibilidad de llegar a acuerdos con otros partidos, éstos deberían renunciar a la convocatoria de un referéndum consultivo en Cataluña.

De esta manera, se deja sin posibilidad de maniobra a la Dirección Federal del PSOE.

Se limita de entrada toda negociación, al abortar antes de sentarse a hablar de políticas, la propia idea de hacerlo.

Al mismo tiempo se solicita que el Congreso ordinario del PSOE se celebre en febrero (fecha que le corresponde según los estatutos del partido), sin atender a razones de que dicho Congreso tendría lugar mientras se negocia la composición del Gobierno de España.

Tienen mucha prisa por descabalgar a Pedro Sánchez. ¿Y eso por qué?

Pedro Sánchez, no está ligado a mafia alguna de las que existen en el Partido Socialista, no le debe el puesto a ningún padrino y se siente libre para renovar al PSOE, desde políticas anti-corrupción, que ponen nervioso a más de uno/a.

En realidad, quieren seguir en su estatus acomodaticio sin enterarse que los españoles han dicho que se tienen que cambiar las políticas económicas y sociales.

Creen que todo es una moda y corren el riesgo de convertirse, ellos mismos, en “vintage”.

Si se preocuparan más de los españoles, en lugar de mentar a España (cada dos por tres), tendría la sensación que les importamos algo. Si en lugar de la demagogia barata para fanáticos, se abordaran los verdaderos problemas de los deberes y derechos de los ciudadanos, empezaríamos a comprender que es lo que nos proponen.

Seguir así no es lo mejor para España (esto lo digo yo que, no soy nacionalista de color alguno).

Los barones, han hecho suya la estrategia de la derecha: Al grito de "España se rompe" de Aznar, se han congregado todos aquellos a los que primero avisó y luego hizo lo posible para que tal cosa ocurriera, con las políticas del Partido Popular (Mariano Rajoy solo ha sido un instrumento de esa política).

Acaso, ¿Cree alguien que el bloqueo del Estatuto catalán, la negación a dialogar un nuevo convenio económico, el boicot a los productos catalanes y los mensajes trasmitidos, son producto de la casualidad o simplemente a un plan elaborado para uniformar a los españoles de acuerdo a los preceptos del nacionalismo español, representado por el pensamiento único?

El dialogo ha estado proscrito, por eso estamos como estamos.

Los militantes y simpatizantes del PSOE, tienen un compromiso con esta realidad y deben solucionar esta crisis que ha saltado, a la luz pública, en el PSOE.

Ellos tienen la palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones