miércoles, 9 de diciembre de 2015

Si no leéis, sois unos ignorantes

La televisión no informa, manipula

De los ignorantes
Uno de los múltiples problemas que tienen las sociedades modernas, es que confían demasiado en la tecnología y poco en los conocimientos tradicionales.

¿Y que es un conocimiento tradicional?, me preguntaran ustedes, naturalmente si sienten curiosidad (cualidad que debería ser fomentada en la educación en lugar de la chapatoria) y yo, para ser honesto, debería comenzar por el principio de los tiempos, pero como pueden comprender sería demasiado prolijo y aburrido, para el mundo actual que se rige por la inmediatez y la explicación facilona. De manera que debo remitirme a exponerles algunos ejemplos, para hacer más fácil su comprensión:

En la infancia, antes, los niños aprendían a socializar por medio del juego. En el espacio público se conocía y mamaba lo que de valor, las anteriores generaciones, habían desarrollado como útil y práctico, que les pudiera servir para la comunicación con sus coetáneos. Hoy se ha perdido, irremisiblemente, la cultura común de los juegos callejeros.

¿Qué chaval sabe jugar a las canicas, al trompo, a la billarda, etc.?

Otro asunto, no menor, es la lectura ese ejercicio personal de imaginación para adentrarse en mundos maravillosos que, uno crea gracias a la capacidad humana de imaginar lo no visto.

La lectura no puede ser una imposición, tiene que surgir del disfrute del libro y esa es la aventura de leer. Si disfrutas leyendo, cada vez será más gratificante.

En la lectura está el aprendizaje, de aquello que nos dejaron quienes nos antecedieron para que comprendiéramos mejor, todo.

Y ahora entro en la realidad actual, observo que una parte importante de la sociedad solo se informa por la televisión y naturalmente solo sabe lo que la televisión le dice, y si la televisión solo informa de una manera, el receptor tendrá esa imagen mental de lo acontecido como cierta.

Por eso se establece el pensamiento único, que cada día gana más adeptos, ¿para qué pensar si ya me lo dan todo masticado?

Y el más demagogo triunfa, toda vez que el pensamiento crítico no existe, ya que ha sido sustituido por la magia tecnológica del medio, un fin en sí mismo.

La televisión ha conseguido el principio de Karl Marx (a su manera): Ignorantes del mundo, uníos (delante de la televisión).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones