miércoles, 5 de marzo de 2014

Descrédito político

¿Para cuándo la democracia en los partidos políticos?

Currás (por desgracia, Alcalde Santiago de Compostela) y Feijoo (por idem, Presidente de la Xunta de Galicia y del Partido Popular de Galicia)
Pocas cosas legitiman más, a un político, que la designación electiva de su mandato y sus propios errores lo hacen desmerecedor de esa confianza democrática.

En Santiago de Compostela, estamos asistiendo, estos últimos meses, a una situación extraordinaria dentro del gobierno municipal de la ciudad.

Desde la condena de un alcalde efímero (por evasor de impuestos) a la imputación de la práctica totalidad del grupo de gobierno de la corporación local, con su actual alcalde a la cabeza, por casos ligados a corrupción, prevaricación y otros que dejan una imagen de la vida pública compostelana lamentable.

Y como de lamentar ya estamos hartos, es necesario pasar a la acción:

Es imprescindible hacer dimitir a todos los encausados.

Convocar nuevas elecciones para el consistorio.

Como eliminar de las listas electorales a todos los incompetentes que en el mundo son, resulta un trabajo inútil por su abundancia, se debería hacer una selección de candidatos a concejal con una prueba de ortografía, aritmética, geografía, literatura, filosofía, derecho, historia y otras materias de cultura general, para que, al menos, no puedan alegar ignorancia en sus desmanes.

Pero la madre del cordero está en otra parte, los partidos políticos que nos presentan estas listas y respaldan a los candidatos. Tienen su responsabilidad política y no pueden hacerse los locos como si ellos no fueran parte del problema.

Mientras que en la vida de esos partidos no exista una verdadera democracia interna, no son los instrumentos legítimos de participación en la vida pública.

O se democratizan o estamos condenados a la tiranía de grupos de poder incontrolados.

El pueblo tiene la palabra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones