lunes, 24 de marzo de 2014

Apropiación indebida

De cómo intentar quedarse con lo no que no es tuyo

Adolfo Suarez González
Andan estos últimos días con declaraciones rimbombantes sobre la reciente desaparición física, la mental ya se había producido años atrás, de Adolfo Suarez, Presidente que fue del gobierno en este país, cuando empezaba a ser un espacio de convivencia democrática y dejaba atrás la dictadura incivil.

Conociendo la catadura moral de los dirigentes de la derecha española, no debería sorprender las palabras elogiosas de miembros muy significados de ese sector, que tanto contribuyeron al fin político de la persona ensalzada, ahora.

La memoria tiene esas cosas, en un país de desmemoriados, parece, tiene uno la impresión que, los acontecimientos no son en sí mismos ciertos, tan solo valen en función de quien y como los cuenta.

Ahora resulta que el Partido Popular representa los valores democráticos que, según ellos, encarnaba Adolfo Suarez, cuando en su tiempo le negaron el pan y la sal, contribuyendo por activa y pasiva a su salida del gobierno español. El Sr. Fraga Iribarne saludó al recién estrenado gobierno de Suarez con un significado y despreciativo calificativo: “Gobierno de PNNs” (PNN = Profesor no numerario, situación en la que se encontraban un gran número de profesionales contratados sin plaza en la Administración pública por falta de convocatoria de oposiciones).

En aquellos años, la dictadura del general Franco tocaba a su fin, y aquí quiero introducir una pequeña reflexión: ¿El Régimen, llamado franquista, se mantenía contra la opinión de las fuerzas de derecha o con el apoyo entusiasta de las mismas? ¿No fueron esas mismas derechas las que forzaron la dimisión del Presidente Suarez? ¿Quiénes estaban detrás del golpe militar?

La derecha española se caracteriza por una visión de España patrimonial, exclusiva, hecha a su modo desde hace siglos, sin participación de otros grupos que califican de anti-España, tal es su creencia que los demás sobran y solo ellos representan la verdadera España.

Si no perdemos de vista lo anterior, comprendemos casi todo de su actuación a lo largo del tiempo.

Algunos albergábamos la esperanza de que las nuevas generaciones fueran capaces de cambiar, pero, por desgracia, parece que ese camino es de una sola dirección. Y cada vez que tienen oportunidad nos dejan claro sus intenciones de control de toda la Sociedad, tanto a nivel político, como religioso, económico, social, etc.

La democracia no es votar cada cierto tiempo a unos partidos políticos, es mucho más, es sobre todo una ética personal y colectiva de respeto al otro y su diferencia. Sin una clara y sincera enmienda de comportamiento no es posible que sus letanías resulten creíbles.

Hasta ahora han jugado con el miedo y la prudencia de la gente, pero sus muchos desmanes los han puesto a la vista de todo el mundo como unas personas que utilizan el poder para su propio beneficio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones