martes, 24 de diciembre de 2013

Sociedad modélica

¿Qué tipo de sociedad nos quieren imponer?

Aborto y polémica
Nunca me gusto la imposición de las ideas de unos sobre otros y todo lo que de ello se deriva.

Nunca me gusto el fascismo y mucho menos este neofascismo.

Nunca me gusto el nacionalcatolicismo y el actual mucho menos.

Nunca me gusto la hipocresía y la de este país apesta.

Las reglas morales son patrimonio de cada uno y sobre ellas no se puede legislar.

La pretensión del ministro Gallardón de aliarse con el pensamiento más retrógrado de la sociedad española e imponer a la totalidad de la misma, una reforma de la ley del aborto, para volver a tiempos pasados cuando el oscurantismo campaba a sus anchas, es de una hipocresía absoluta.

No se puede criminalizar a quien bastante desgracia tiene al tener que tomar una decisión dolorosa, recurriendo al aborto como última opción a su situación.

La actual ley viene cumpliendo sus objetivos sin causar traumas y sin que se perciba alarma social, más bien todo lo contrario. La gente la acepta y utiliza.

¿Qué se pretende?

Volver a imponer a los españoles una visión “católica” de la vida.

Como este “catolicismo” está impregnado de proselitismo se quiere que todo dios comulgue con ruedas de molino.