domingo, 2 de junio de 2013

Ignorancia activa

Cuanto menos sabemos, menos queremos aprender


Que la ignorancia es muy atrevida, es sabido. En ella estamos instalados y, parece, que no queremos apearnos. ¡Tan cómodos estamos!

A lo largo de la historia, este pueblo, ha sido dirigido por incompetentes, dictadores, reyes malos y políticos corruptos (que no dejan de ser un reflejo de lo que en la sociedad se encuentra, toda vez que por generación espontánea no suelen aparecer).

Cuando parecía que se podría dar un cambio a esta situación, con un sistema democrático de elección de los cargos públicos, la realidad refleja que los viejos hábitos siguen en vigor dentro del comportamiento de amplias capas de la sociedad española.

Los principales partidos políticos están dominados por la idea de permanencia en el poder, al coste que sea, y para ello no dudan en corromper y corromperse al servicio de la ambición de sus dirigentes. Cada día tenemos en los periódicos noticias de ello.

Que los partidos políticos son necesarios para un sistema democrático, ni lo dudo. Pero del funcionamiento de estos partidos, si tengo serias dudas que puedan enderezar el rumbo y sirvan a la sociedad con un funcionamiento interno democrático.

Y, posiblemente, en la falta de democracia interna este el origen de los males que nos asolan.

Si no tienen democracia, ¿Cómo la pueden representar para la Sociedad?