lunes, 22 de octubre de 2012

Ilusión y esperanza

Dos sentimientos necesarios para caminar por la vida

Xosé Manuel Beiras Torrado
Xosé Manuel Beiras Torrado, ha sido el gran revulsivo en las elecciones al Parlamento de Galicia, celebradas ayer.

Con su atractiva personalidad, su integridad moral y ética, así como su fecunda oratoria y conocimiento de la realidad gallega, ha devuelto la ilusión y la esperanza a miles de personas que, desean un mundo mejor y más justo.

Beiras (a secas) como es conocido en Galicia, tiene una formación profesional, política y cultural muy por encima de la media del común de los mortales y esto lo utiliza para intentar mejorar a los demás, no para aprovecharse personalmente. Y este enfoque, lo hace diferente y respetado por todos aquellos que conocen su larga trayectoria.

Solo una personalidad como la suya, podía hacer que una coalición de personas de muy diverso origen y filiación política, diera el salto de la nada a NUEVE representantes en el Parlamento de Galicia.

Ha sido posible por la ilusión y esperanza que ha sabido despertar en los votantes que, han percibido que otro mundo es posible, lejos de unos partidos políticos alejados de la realidad social, más preocupados por defender lo suyo que lo de todos.

El bien común, ese anhelo de justicia social y bienestar colectivo, es el objetivo.

domingo, 7 de octubre de 2012

La herencia envenenada

Cuando la ignorancia política toma el control

Franquismo dimisión
Después de la II Guerra Mundial en los países europeos, excepción hecha de España, las demandas sociales de igualdad y solidaridad por las clases sociales pobres que, habían contribuido a salvar el sistema con su sacrificio personal, produjo el desarrollo de lo que se vino en llamar el “Estado de Bienestar”.

Parece que una vez hundida la Unión Soviética, las clases dominantes se han olvidado de su deuda para con quienes los salvaron y vuelven a querer tomar el control de toda la sociedad con unas políticas en las que solo prima el beneficio económico.

Son tan ignorantes y prepotentes que solo miran su “estatus” social y económico, sin comprender que para mantenerlo, los otros (como ellos dicen) son indispensables para que su futuro sea posible.

En España, las clases dominantes, durante siglos han hecho seguidismo de esta concepción del Mundo y ahora nos están gobernando contra los intereses de la mayoría social, queriendo volver a los tiempos en que el pueblo estaba amordazado y podían hacer y deshacer cuanto quisieran.

Han puesto y sostienen a un Gobierno antisocial, que solo prima a unos pocos contra unos muchos.

Los herederos, del llamado franquismo, quieren recuperar sus mismas soluciones. Ya se han sacado la careta.

La ignorancia política, madre de muchas estupideces, campa a sus anchas.