martes, 14 de febrero de 2012

Totum revolutum

Todo junto y mezclado, en España

Totum revolutum 7JZ6GMT9QRZH En menos de 20 días hemos visto de todo:

Desde la absolución de Camps, la condena de Garzón, el destrozo laboral y la partición del BNG.

No me negaran que son días intensos en noticias, malas por supuesto.

Se está aprovechando la recién conseguida mayoría absoluta en las elecciones generales, por parte del Partido Popular, para aplicar una receta neocom a la vida económica de este país.

Se ha extendido la idea que el beneficio es propiedad exclusiva del empresario y que al trabajador ya se gratifica con su salario, sin más compensación a su esfuerzo y aportación al dicho beneficio.

Lo curioso es que, a base de repetir una consigna la gente la acepta como natural y justa, cuando ahí está el verdadero quid de la cuestión.

Se prima en mayor medida el dinero que el trabajo, como si solo el dinero diera los beneficios y se prescinde del valor del trabajo para el reparto de la riqueza generada.

Naturalmente con esta concepción de las relaciones entre trabajo y dinero, esta reforma tiene toda la lógica, si mi empresa entra en pérdidas y a usted le he abonado su salario en los meses pasados, ahora, que estoy en momentos bajos, lo despido hasta que se me ocurra volver a contratar a otro en unas condiciones más ventajosas.

Cuando lo que se tiene que cuestionar es, precisamente, que el beneficio no es patrimonio del dinero (quien solo sabe especular y ya tenemos mucha mala experiencia con los resultados de la especulación), por el contrario, el trabajo aporta plusvalías que, no se ven recompensadas con el salario.

Si no vamos a la raíz de los problemas, poco podremos hacer solo con maquillaje.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones