jueves, 23 de febrero de 2012

Los orígenes de la crisis

Necesitamos una regeneración profunda desde la izquierda

La crisis inmobiliaria

Cuando desde el Reino Unido, Margaret Thatcher, y desde EE.UU., Ronald Reagan, procedieron a la desregulación de los mercados financieros y pusieron las bases para la famosa “Globalización”, se produjo una reacción en cadena en todos los países occidentales que, se sumaron a esta moda de forma inmediata e irresponsable.

Que la Reserva Federal de los Estados Unidos de Norteamérica levantara todos los controles sobre las entidades financieras, para que pudieran sacar al mercado productos financieros de dudosa solvencia, dio el pistoletazo de salida para la creación de cuanta operación especulativa se orientara al timo del público, confiado en sus, antes, sólidas instituciones. Al mismo tiempo que se “deslocalizaban” industrias de Europa a la India, China o Vietnam y naturalmente, todas las nuevas ya se instalaron en lo que se dio en llamar países emergentes, con mano de obra barata, que al fin y al cabo era lo que se buscaba. Era cuestión de tiempo que todo se fuera al garete.

Ahí esta el origen de la actual crisis económica.

Si las entidades financieras nos han colado productos basura, léase mierda, revestidos de confianza en una solvencia ficticia, estaba cantado que todo el entramado financiero-especulativo estallara, no sin antes proporcionar jugosos beneficios a todos aquellos que hoy viven de lujo con lo que han atesorado en paraísos fiscales (¿para cuando su desmantelamiento?).

Hoy solo vemos o queremos ver las consecuencias, pero nadie quiere meter mano al origen.

Los mismos que nos han estafado, ahora nos dan la receta de la solución. Que, naturalmente, es otro timo social, pensado para favorecer sus intereses.

En España se había montado una economía especulativa, sobre el suelo y el ladrillo, estaba claro que tendría un corto recorrido y más temprano que tarde mostraría lo falso de esa apuesta. Pero como producía dinero fácil, nadie se paraba a pensar, solo se procuraba llenar el bolsillo y “el que venga detrás, que arree”.

Cuando estalla el bluf, no se analizan las causas, solo se quieren ver los efectos y se culpa al gobierno socialista de no saber enfrentar la crisis y se entrega el poder a una derecha que nos quiere aplicar una cura de caballo que, nos dejará peor que hace veinte años.

Se ha creado una Sociedad de ignorantes sin pensamiento, acríticos y alienados que lo único que quieren es volver a la época de bonanza económica, olvidándose que todo era un espejismo, que el crecimiento continuo no existe, que nos manipulan a su antojo y que no nos regalan nada.

Bajo la apariencia de una democracia, nos manda la masa amorfa y sin ideas, debidamente manipulada por los medios de comunicación en manos de los de siempre que, hasta aquí nos han conducido y, con este gobierno, nos quieren dejar sin derechos laborales y sociales.

El fatalismo ese estado de ánimo al que nos quieren llevar y en él que, hoy, muchos están sumidos, tiene solución en la unión y desarrollo de las fuerzas sociales de izquierda. Está mucho en juego, como para abstenerse.

Se acabó la resignación, empieza la conciencia crítica y social. Súmate a ella.

Cada uno puede, en su ámbito, luchar por lo que cree y desea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones