domingo, 15 de enero de 2012

Impuestos

¡Ese difícil equilibrio!

Pagará más el que más tieneUn Estado tiene varias formas de obtener ingresos, que le permitan atender sus necesidades.

La principal son los impuestos que gravan las rentas de trabajo, de capital, de mercancías y servicios, así como tasas y gravámenes, como otorgamiento de licencias, etc.

Hasta el año 2007, en España con la famosa burbuja inmobiliaria, las diferentes administraciones que nos mal-gobiernan ingresaron suficiente dinero como para que, muchos creyeran que esa situación se prolongaría varios años más y se bajó la guardia en la necesaria actualización de los impuestos directos, al mismo tiempo que crecían, de forma exponencial, los ingresos de las rentas más altas. Para más "INRI" se eliminó el impuesto de Patrimonio.

También, al objeto de crear las infraestructuras necesarias para el País, se recurrió a la emisión de deuda pública por importes no conocidos hasta entonces, considerando (erróneamente) que con los ingresos obtenidos, al ritmo de crecimiento de aquellos años, no habría problema para devolver lo solicitado al público.

Pero estalla la crisis y todo ese planteamiento se viene abajo. (Muchos creen que la burbuja se debería hacer explotar, con anterioridad, de forma controlada desde el poder. Mucho me temo que si se les ocurrió, lo desecharon pensando, tal vez: “Si algo funciona, no lo toques”).

Se paraliza la construcción y las mismas administraciones que derrocharon los gastos, carecen de ingresos para recomponer la situación.

Naturalmente para pagar la deuda emitida antes, se emite otra nueva y así sucesivamente.

Pero como cada día la deuda sale más cara de colocar, esa situación no se podía prolongar per secula seculorum. Así Zapatero en Mayo de 2010, presionado por la Unión Europea, rebaja el sueldo a los funcionarios públicos y congela las pensiones, entre otras medidas de urgencia.

Pero deja los impuestos directos tal cual, ya sé que los impuestos directos deben ser manejados con sumo cuidado, el incremento en la recaudación puede crear un efecto contrario en la actividad (por eso digo arriba: ¡Ese difícil equilibrio!), eso si sube el IVA (impuesto indirecto) y que afecta a todo el mundo, con la ruidosa protesta del Partido Popular.

Posiblemente si en ese momento o antes, el Gobierno Español, se hubiera atrevido a incrementar los impuestos directos, en mayor proporción a las rentas altas, quienes se habían beneficiado en mayor medida de los años locos de la construcción, otro gallo le cantaría al PSOE en las últimas elecciones.

Le ha dejado ese trabajo, en bandeja, al Gobierno del Partido Popular quien lo hará a su manera, como está demostrando fehacientemente.

¡Qué error, qué inmenso error!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones