jueves, 12 de enero de 2012

Debatir políticas

Cuando el marketing sustituye a las ideas

En Madrid después de las municipales 2011El PSOE es un partido que quiere cambiar la relación de fuerzas, existente, entre el capital y el trabajo, dicho a grandes rasgos.

Pues bien, para ello se propuso alcanzar el gobierno y desde allí aplicar su ideario político con el objetivo de hacer una sociedad más justa.

Tanto en la época de Felipe González Márquez como la de José Luis Rodríguez Zapatero, se cometió la misma equivocación. Si el Partido Socialista Obrero Español había presentado a estos candidatos a las elecciones, era, precisamente, para desarrollar el programa con el que había concurrido a las mismas. Por tanto no se podía cambiar de programa sin un debate y aprobación del propio PSOE, que los había avalado con su designación para llevar al gobierno los ideales y propuestas socialistas.

Se dijo que el futuro presidente del gobierno debería tener las manos libres para la confección del propio gobierno, pero de este dicho no se debería deducir que, también, las tendría para hacer su voluntad sobre los temas y materias que comportan la gobernación.

Y aquí reside una de las mayores equivocaciones del PSOE en los últimos años.

Si, yo, votante socialista en las urnas me decanto por la opción que presenta el PSOE y su programa, no puedo ser timado por un señor que cambia de rumbo sin explicación pública y sin que su partido, democráticamente, antes haya aprobado esa postura.

No debemos olvidar que el Secretario General del PSOE es el portavoz del partido y no su general en jefe.

Se debe volver a la dirección colegiada, de verdad, para lo que es necesario dialogo y debate de ideas, mucho debate.

Sin debate la democracia es una ilusión.

¡Ya está bien de marketing político!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones