domingo, 7 de noviembre de 2010

Anticlericalismo

¡Qué más quisieran!

Jerarquía eclesiastica católicaPara su desgracia, solo existe indiferencia, mucha indiferencia.

Y ahí les duele. Les hubiera gustado tener enfrente a un enemigo feroz, así ser mártir es más fácil, pero lo que menos esperaban era la abstención.

La visita, programada con meses de anticipación y pulida en el más mínimo detalle, ha fallado en su parte más evidente.

“Los fieles católicos, no han respondido, se han ausentado”.

Que, Benedicto XVI, se empeñe en buscar enemigos en el laicismo y la II República Española, no le permite darse cuenta de su propia realidad.

Han dado la espalda al Concilio Vaticano II, a los desheredados, al Tercer Mundo, en fin, solo se preocupan de su propia supervivencia, ligando su mensaje evangélico a organizaciones económico-elitistas que, les garantizan los dineros suficientes para mantener su status de despilfarro y lujo.

En lugar de mirar en su interior, hacer revisión de sus propios pecados (que son muchos y graves), explicitar un firme propósito de enmienda, mostrar dolor de corazón y espíritu de contrición, han disparado contra el mensajero.

Nosotros somos perfectos, nuestros enemigos, los anticlericales, han orquestado una campaña contra la Iglesia con mentiras y exageraciones, dicen ellos, erre que erre.

¡Mantenella y no enmendalla!, y así les va.

Mire vuestra merced, que aquellos que allí se parecen no son gigantes, sino molinos de viento.

1 comentario:

  1. En relación con tú artículo creo que la separación efectiva entre Iglesia y Estado debe hacerse efectiva de forma inmediata, no deja de sorprenderme que la Iglesia, que fundo un hombre con una túnica y unas sandalias, se haya convertido en un centro financiero y de opinión de primer orden, ¿en donde se vio que un Jefe de Estado, en este caso del Vaticano, opine sobre las leyes del país que visita?

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones