viernes, 6 de febrero de 2009

Educación diferenciada

Con este eufemismo, pretenden imponer sus creencias

Adan y Eva, por Alberto Durero

A veces, llama mi atención ciertas actitudes y opiniones de personas y grupos de personas que, ligadas a grupos de presión ultra-católicos, léase Opus Dei, Legionarios de Cristo y otros de similar o parecido corte, pululan por los medios informativos como Perico por su casa.

Ahora, toca “Educación diferenciada” que, viene a ser lo mismo que, separación de los alumnos en las aulas por sexos.

Están de campaña, naturalmente sin decirlo, tan solo aparece un artículo aquí, una carta al Director de La Voz de Galicia, una opinión allá, pero el ruido si que lo consiguen. Y el motivo, aparente, para iniciar la tal campaña no es otro que la decisión de la Xunta de Galicia de dejar de subvencionar a los colegios concertados que apliquen en su ideario la separación de los alumnos en las aulas por sexos.

El argumento utilizado para la dicha campaña, no es otro que la apelación a la libertad de enseñanza, el derecho de los padres a escoger la educación de sus hijos.

Utilizan el artículo 27 de la Constitución Española para, torticeramente, intentar llevar el agua a su molino, pero omiten decir que la dicha Constitución en su artículo 14 dice: “Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.” (sic)

Bastante dice nuestra Constitución en defensa de la libertad de enseñanza, pero pretender que la discriminación en la enseñanza en razón del sexo de los alumnos, sea subvencionada por el Estado, me parece, ya, demasiada desfachatez.

Tal es su empeño en la separación por sexos en las aulas, que después, por encima (o como dirían los de Santiago de Compostela: A mayores) se lamentan de las consecuencias del desconocimiento mutuo entre los mismos en la edad adulta, sin decir nada de las posibles perversiones que tal actitud origina, naturalmente, ellos, no tienen culpa alguna.

¡Cuanta cerrazón mental, Dios mío!

1 comentario:

  1. Eso se hacia hace años, no veo por que ahora lo tendrian que volver a poner.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones