domingo, 16 de noviembre de 2008

Periodismo

De controlador a elemento a controlar

PeriódicosLos periódicos, desde que se tiene noticia, eran unas publicaciones en hojas impresas en las que figuraban noticias y artículos de lo más variopinto y solían ser puestas a disposición del público con periodicidad.

Poco a poco, esta función social, se dio en denominar “Periodismo” y con el paso de los años fue adquiriendo una estructura propia, que podríamos resumirla en:

Boletín impreso en papel, conteniendo informaciones de actualidad y artículos de opinión, dirigido a la población de una zona geográfica, con publicación regular.

Más adelante se establecieron unas reglas éticas de la profesión periodística, se hizo un código deontológico e incluso, desde hace pocos años, se enseña esta profesión en las Universidades.

Por costumbre, el periodismo ha ido adquiriendo una función social de primer orden, al ser el encargado de tener informada a la Sociedad, con veracidad, de los sucesos que en el Mundo ocurren. Al mismo tiempo ha incrementado su papel fiscalizador sobre los asuntos públicos, siendo un instrumento de denuncia de los desmanes de las autoridades, de ahí que muchos lo llegaron a calificar de “Contrapoder”, y precisamente por su actividad adquirió tal relevancia que últimamente se le dio en llamar el “Cuarto Poder”, después del Ejecutivo, Legislativo y Judicial.

Pues bien, esa función fiscalizadora de los otros tres y al mismo tiempo tribuna de la Sociedad, la ha ido devaluando paulatinamente, al haber pasado a ser parte interesada e imbricada con los otros tres, perdiendo de esta manera la función original de voz de alarma ante las irregularidades de los otros, por no hablar del altavoz de la Sociedad.

Y hoy nos encontramos con un periodismo en connivencia con poderes que en nada representan los intereses de la Sociedad, tan solo los de ciertos grupos de presión, políticos, religiosos, económicos, etc.

Naturalmente ante tamaño engaño el público les ha vuelto la espalda.

Ya no tienen credibilidad.

Mucho tienen que cambiar las cosas, para que las empresas periodísticas varíen el rumbo.

La pregunta es: ¿Desean hacerlo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones