domingo, 26 de octubre de 2008

Formidables

Historia de la memoria

Alberto Oliveras, locutor de Ustedes son formidables Hace ya bastantes años, cuando aún la televisión no había suplantado a la radio como artefacto central de las reuniones familiares españolas, en esa hora vespertina después de la cena, en la que los distintos miembros se cuentan la última historia del día, en muchos hogares se escuchaba un programa “Ustedes son formidables”, dirigido por Alberto Oliveras y cuyo guión seguía una estructura repetida semana tras semana:

“Persona necesitada de ayuda económica, para resolver una insuficiencia urgente de tipo laboral, de vivienda, de salud, etc., acudía en solicitud a la Cadena SER”.

Y desde los micrófonos de la SER, Alberto Oliveras, con su voz bien modulada y un tanto engolada, incitaba a la colaboración de la ciudadanía con su llamada a la solidaridad, más bien caridad, pues lo que se pedía era dinero para aliviar o resolver el problema semanal.

A lo largo del programa, se iban recibiendo llamadas telefónicas en la emisora de distintas personas conocidas y anónimas que, contribuían con sus donativos de 100, 500 o 1000 pesetas. Pero como la tal necesidad era de 100.000,- pesetas y solo se llevaban recaudadas unas 22.525,- a cada rato el locutor hacia una llamada a rascarse el bolsillo, con su frase “Ustedes son formidables”, que por repetida llegaba a ser algo cargante. Motivo por el cual, mi hermano José Luís, dio en transmutarla por “Ustedes son miserables”, que, para mí, tenía un significado más real con la situación retratada en el programa y, para nuestra desgracia, era un fiel reflejo de la época.

Al final, siempre, aparecía un desconocido benefactor que facilitaba la cantidad restante, y todo el mundo respiraba aliviado por haber asistido a tan grande demostración de amor al prójimo.

3 comentarios:

  1. Me interesa mucho el saber el nombre de la sinfonia con que enpezaba el programa-Ustedes son Formidables, de Alberto Oliveras....
    Gracias

    ResponderEliminar
  2. Se trataba del 4º Tiempo de la Sinfonía del Nuevo Mundo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones