lunes, 25 de agosto de 2008

Encierro

El “dolce far niente”

Dolce far niente

Llevaba doce días sin salir de casa.

Había ido al supermercado, llenó el carrito de alimentos y bebidas y aún tenía provisiones para otro tanto.

La mayor parte del tiempo, buscaba en Internet cosas que leer, leía de todo, desde El País, Público, La Voz de Galicia, los RSS de los blogs a los que estaba suscrito, hasta los anuncios adjuntos, el tiempo no era un problema, para leer y releer los libros de casa.

Después de horas de lectura, encendía la tele para ver alguna película o algún reportaje de naturaleza o historia.

Se enteró que Obama estaba perdiendo ventaja con McCain, que Paris Hilton se coñeaba de McCain que se quiso coñear de Obama a su costa, que los Juegos Olímpicos de Pekín (perdón Beijín) fueron los mejores de la historia, que un avión se cayo en Madrid y murió mucha gente, que los periodistas no hacen los periódicos, que los ferrolanos tienen molicie (enfermedad contagiada de los periódicos gallegos), que la gente va a la playa cuando hace sol (según la tele, él no se había dado cuenta de eso), y muchas cosas más que, le hicieron sentir un individuo informado.

Confirmó lo mucho que le gustaba el silencio, la tranquilidad y el sosiego.

Ahora, pensó, cuando se acabe esto, ¿seré muy distinto del de antes de mi reclusión o volveré sin apenas cambio?

En ese momento, empezó a notar un fuerte dolor en el pecho y se desvaneció.

Durante dos meses, nadie lo echó en falta, solo un lector de su blog dejó un comentario criticando su escasa producción.

5 comentarios:

  1. Bueno, vale. Entraré con más frecuencia. No vaya a ser...

    ResponderEliminar
  2. Yo recién descubierto este foro, también me apunto a entrar con cierta frecuencia.

    ResponderEliminar
  3. vendré a visitarte... espero también tu visita...

    un abrazo.!

    ResponderEliminar
  4. Excelente final... He quedado pensando...

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones