sábado, 29 de diciembre de 2007

Contracorriente

Para nadar a contracorriente, se debe ir en diagonal

A contracorriente

Es verdad, no debía haber ni empezado, pero: Como ya lo he hecho, debo continuar, las cosas son como son y no como quisiéramos que fueran, es un decir muy popular que, en realidad no lleva a ningún lado.

Y de eso, del lado, precisamente, te quería hablar hoy.

No del lado oscuro, tampoco del claro, en realidad me gusta más el gris, que quieres que te diga, recuerdo un escaparate de tejidos (solo jerseys), en Ferrol, con un muestrario multicolor y en cada uno de los dichos jerseys figuraba un cartel, que decía: Y gris, y verde, y azul, y rosa, etc. (no es coña, es verdad), posiblemente el escaparatista y dueño del local, no quería dejar pasar la oportunidad de que los parroquianos, fuese cual fuese su color preferido, supieran que en este comercio se satisfacían todos los gustos.

Entonces, ¿qué importa el lado o el color?, si, en realidad, todos, somos, algunas veces, de todos los lados y de todos los colores.

La uniformidad, dicen que es aburrida. En la variedad está el gusto, afirman.

No me gustan las clasificaciones, las etiquetas, ni las personas que las ponen, por eso, dicen que soy un inadaptado, un rebelde, uno que va a contracorriente.

Y es verdad, a contracorriente, es cuando te pones a prueba a ti mismo y, posiblemente, es la mejor manera de conocerse.

Lo otro, es demasiado fácil.

1 comentario:

  1. Vivimos en una sociedad que ha asesinado la "diferencia" para tranformarla en "divesidad permitida". Se ha trasladado al plano humano la fabricación idéntica propia de las cadenas de montaje. Me alegro que hayas salido defectuoso.

    Un saludo y gracias por tus consejos sobre Blogsome, motivo por el cual pasaba por aquí y me detuve en tus otros escritos.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones