jueves, 6 de diciembre de 2007

Catástrofe

¿Arde Ferrol?

Planta de gas licuado en Mugardos (A Coruña-Galicia-España)

Hoy, 14 de Enero de 2032, a las 8 horas y 10 minutos, ha ocurrido.

La planta de gas licuado instalada, hace unos años, en el municipio de Mugardos, ha saltado por los aires.

La mayor parte de las casas próximas, han quedado reducidas a cenizas, el pueblo ha sido arrasado, las victimas se cuentan por miles. Al otro de lado de la ría, Ferrol, ha sufrido la onda expansiva de la violenta explosión final, la gente, presa del pánico, se ha dirigido a las afueras, ante la magnitud de los incendios declarados y la nube tóxica generada.

Las autoridades han declarado, de inmediato, la alarma roja y el Ejército ha sido movilizado para controlar la situación, al considerar que la defensa nacional estaba en peligro, toda vez que una de sus principales bases navales ha desaparecido. Los astilleros de Navantia han quedado reducidos a escombros.

Las labores de extinción de los incendios se están produciendo con gran lentitud, a pesar de acudir los servicios de bomberos de toda Galicia, se ven impotentes ante la magnitud del desastre.

Por los distintos medios informativos, continuamente, se facilita información a los afectados, sobre la conducta a seguir y se comunican las instrucciones de las autoridades, para restablecer el orden.

De momento, lo que sabemos sobre el origen de la catástrofe, es:

A las 5 horas y 35 minutos de hoy, aprovechando la pleamar, atraca en el muelle de descarga de la planta gasista de Mugardos, el buque de bandera panameña “New Orleans” y se dispone a descargar las 140.000 toneladas de gas licuado que, en sus bodegas llevaba.

Al poco de iniciar el trasvase, al parecer, una fuga en la conducción, entre el barco y los tanques de almacenamiento de la planta de gas, ha originado un incendio, que se ha extendido al propio barco, sin que los servicios de extinción pudieran sofocarlo.

Tampoco se ha podido llevar al barco fuera de la ría, porque la situación de la marea haría encallar al mismo.

Se recurre, a la desesperada, al hundimiento del barco, para de esta manera ahogar el incendio, extremo que se antoja inútil y desde las profundidades del mismo surge una fuerte explosión, que lanza por toda la planta restos incandescentes de chatarra y que, a su vez, propician nuevos incendios. Poco después, se produce una segunda explosión en el barco, ésta ya muy violenta, tal es su fuerza expansiva que rompe varias conducciones de la planta y, lo que es definitivo, también destroza parte del muro de hormigón de uno de los tanques de almacenamiento.

El personal de la planta, no puede controlar los sucesivos incendios y ante la gravedad de la situación se da orden de desalojo.

Al cabo de pocos minutos, el tanque afectado estalla y con su estallido hace explotar, por simpatía, al resto de tanques, convirtiéndose aquello en un infierno.

Hoy, todo el mundo se hace la misma pregunta:

¿Quién autorizó la instalación de esta planta dentro de la ría de Ferrol?

10 comentarios:

  1. Vai o carallo Artabro. Menudo susto me has dado. Estoy ahora mismo trabajando en Ferrol, enfrente mismo de la Planta de Gas y casi salgo cagando leches a la ventana a ver si ardía.

    Todo esto de la planta huele a m*erd* especulativa y política que apesta. Una pena que no tiene vuelta atrás. No tienen vergüenza, les da todo igual.

    Un saludo. Buen artículo, pese al susto inicial.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro que te guste.

    ¿Quién nos asegura que, no pueda pasar en cualquier momento?

    Saludos. ;-)

    ResponderEliminar
  3. Siempre es un honor escribir en este blog. Espero recibir pronto su visita. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. a Xixe:

    El honor, es todo mío, ante tanta selecta concurrencia.

    De vez en cuando me doy una vuelta por tu blog y leo, a pesar de no dejar comentario alguno, en los últimos tiempos.

    Es un placer tenerte por aquí.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Ya me imagino la película que harían en Hollywood, con un presupuesto descomunal, y los mejores actores en las lista de reparto. Me imagino a un viejo Bruce Willis intentando evacuar heridos vestido con su uniforme de bombero veterano. Y también me imagino los días y meses posteriores al desastre. Toda la ría contaminada, llena de vertidos, una bañera llena de desechos, aunque ahora, casi ya lo es. Enhorabuena Ártabro por tú relato, has conseguido transportarnos al futuro, a un futuro que si nadie lo evita, podría convertirse en realidad.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, GALAICUM.

    Entre todos, lo podemos intentar.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Me sirvió hoy 28 de diciembre 2007, como enlace para gastar una inocentada a los visitantes de mi Blog.
    Ojalá que todo se reduzca a esto y nunca haya que lamentar un suceso de este tipo.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Ahhh que miedo, la ria quemada??? saludos

    ResponderEliminar
  9. falta decir que os donos da regasificadora non os pillou a explosión nin tan siquera a onda expansiva. Viven lonxe de alí e ven a cousa con certa preocupacion, dixeron en declaracions os medios...

    ResponderEliminar
  10. Non tomedes a coña o que pode resultar verdade e posible, (ojallá non) Pero como estale todo o tinglado Ferrol e mais a súa xente vai ir toda pro outro mundo de golpe e porrazo (nunca mellor dito). O que nunca caerá será o dono do negocio porque él non come nin dorme nin mexa nin está empadroado no Ferrol, él mirará como se lle perde o chupe... desde lonxe eso si.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones