jueves, 13 de julio de 2006

Zidane

¡A ti lo que te pierde es la cabeza!

ZidaneA mi solo no, mucha gente su buena o mala cabeza los ha perdido, según esa expresión popular que, considera que todo lo que provenga de la cabeza, no es de fiar.

Y uno que de ilustrado no tiene nada, culto poco (o más bien nada), pensador más bien escaso y de estrechas miras, según la pública opinión, no puede dejar pasar la oportunidad de plantear un asunto (para mí importante).

¿Lo que pasa en la cancha de juego (como dicen los sudamericanos), es un accidente del juego o debe ser parte del debate público?

Reconozco que al principio, me dejaba ir sin cuestionar la primera parte, pero después de visto lo visto en la final del Mundial de Alemania 2006, ya no estoy tan seguro.

Se me ocurren una serie de preguntas:

¿Es lícito insultar al contrario en un partido de fútbol u otro deporte?

¿Debe el contrario callarse, toda vez que lo está viendo mucha gente?

¿Puede replicar, como se merece, el provocador?

¿Nunca la respuesta debe ser superior a la causa?

Y todas estas preguntas se resumen en una:

¿Qué es el deporte?

Y, aquí hemos dado en el clavo (o por lo menos lo intentamos), nos intentan convencer que lo que hemos visto son lances de un juego, un deporte, un espectáculo, pero usted y yo sabemos que, lo de menos es el deporte, lo verdaderamente importante es el negocio.

Ante un buen negocio, ¡para qué necesitamos el deporte!

2 comentarios:

  1. Yo aún diría más. Hace unos años, no se si en un mundial o en un torneo europeo, Luis Figo insinuó que no se quería la victoria de Portugal porque otros países tenían mayores intereses enconómicos. Este año, mire usted por donde, va a ganar el campeonato del mundo la selección del país cuyo futbol está en el mayor de los descréditos, por haber descubierto la justicia ciertos y oscuros tejemanejes entre sus clubes.
    Supongo que es mi cabeza, que tiene un ramalazo paranoico.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones