lunes, 26 de junio de 2006

Trepar

Pero, ¿hacia donde?

Forges

Coño, que pregunta más tonta, hacia arriba, siempre hacia arriba, ¿Adónde va a ser, sino?

En La huella digital, siguen la ídem, lo retratan, luego lo conocen, y si lo conocen, es posible que lo combatan,  pero ¿se puede combatir al trepa?

Se debe, pero los resultados son inciertos, a saber, son maestros del camuflaje, son tus amigos y enemigos (todo en el mismo paquete), están contigo y contra ti, con el jefe y contra el jefe, propagan todos los rumores y también se los cuentan a la dirección, parece que hacen, y no hacen, dicen y en realidad eres tú él que lo dijo, se dicen tus amigos y todo es por tu bien (y tú sin agradecer tanto rasgo de generosidad, ¡es que eres un ingrato!), se ofrecen para quedarse por las tardes para hacer ese trabajo que, por las mañanas no pudieron o no quisieron hacer, saben de todo y no dominan nada, sonríen mejor que tú, hacen las mejores genuflexiones, y sobre todo, algo que tu nunca tendrás, por más que te lo propongas, cara dura, mucha cara dura.

A mi lo que me intriga, de los trepas, es: ¿De quién habrán aprendido, estos cabrones?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones