viernes, 5 de mayo de 2006

Papeleo

Gestiones en las oficinas públicas

PapeleoEl otro día, telefónicamente, un buen amigo, que es Psiquiatra, especialidad que obtuvo en EE.UU. y que con anterioridad había estudiado en Santiago de Compostela la carrera de Medicina en cuya Facultad se licenció, me indicaba su intención de desplazarse a España para ejercer su profesión.

Naturalmente me ofrecí a averiguar los requisitos que debía cumplir, él no es ciudadano comunitario.

Hoy, consciente que una buena presencia ayuda, me duche, afeite, en fin que, me di un buen repaso. A continuación me puse mis mejores galas, deportivas pero elegantes y una vez satisfecho de mi aspecto, salí de casa.

Puedes pensar que todo esto es innecesario, pero amigo mío, la experiencia me dice que el aspecto físico y la vestimenta abren muchas puertas, también puede deberse a mi natural recelo cada vez que me enfrento a una gestión en oficina pública. Debo confesarlo, no soporto la burocracia.

Primero me encaminé al Colegio Médico de Santiago de Compostela, apenas tuve que esperar, otra persona estaba siendo atendida, cuando me llegó mi turno, oye (que diría Punset), todo fueron facilidades y cortesía. Una chica me dio toda clase de explicaciones sobre el mejor método de conseguir lo que mi amigo quiere, incluso me facilitó por escrito de ordenata los requisitos establecidos para lograrlo. ¡Un encanto!

Con la confianza suficiente, que esta gestión me había aportado, ya lanzado me dirigí a la Facultad de Medicina, nada más entrar una bedel, muy amablemente me dirigió a la oficina adecuada, la Secretaría del Decano.

Otra chica, con una amabilidad que me volvió a sorprender, apenas le indiqué lo que quería se ofreció a acompañarme al piso superior a solicitar del funcionario experto la orientación necesaria.

Se introdujo en el despacho del mismo y al poco me rogó que esperara, otra persona estaba siendo atendida, y me invitó a sentarme en la antesala. Con una sonrisa se despidió.

Al cabo de cinco minutos salió la persona atendida e inmediatamente apareció otra, esta vez un hombre, que me invito a entrar en su despacho.

Apenas le esboce el asunto, se hizo cargo de la situación y buscando en Internet me dio toda clase de explicaciones sobre el funcionamiento del sistema e incluso me mandó por e-mail a mi propio correo, que le facilité, un enlace con el Ministerio de Educación y Ciencia en él que explican pormenorizadamente todos los trámites.

Tal era su deseo de informarme que, me hacía sentir incómodo por mi prevención.

Estuve con él casi un cuarto de hora, oye (..) otra persona encantadora.

Ya estoy pensando en dedicarme a las gestiones en oficinas públicas, tal es mi éxito, ¿o será que algo profundo está cambiando en el Sistema?

1 comentario:

  1. Eso es porque le vieron con el chaleco y la cámara y le tomaron por periodista

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones