lunes, 8 de mayo de 2006

Blogs

Eso que escribimos y algunos leen

BlogLo venía rumiando desde hace tiempo, pero no sabía como concretarlo, pero hoy, me dije, dilo como lo sientes, no le des más vueltas.

Voy a procurar dar mi visión de la llamada “blogosfera” y más concretamente de la española.

Vengo observando que, el formato es casi más importante que el contenido, lo que priva es, yo te enlazo, tu me enlazas (Menéame: yo te voto, tu me votas), pero no se aporta nada nuevo, todo es quedar bien, no ser un troll (me parece que ese es el término) es veri importante que no te estigmaticen los dueños del cotarro, si lo hacen, la tienes clara (que viene a ser lo mismo que el anatema).

Se publican libros sobre los blogs más influyentes, se celebran congresos, se aplauden unos a otros, pero, en realidad se están convirtiendo en un circulo cerrado que se retroalimenta.

Lo que empezó como la mayor manifestación de libertad de expresión, se está convirtiendo en una endogamia que asusta.

Unos dicen, otros copian diciendo “mi honorable colega ha dicho …. y enlaza”, los de más allá re-copian “un amigo del honorable colega, que antes ya cité en un post que procedía de lo que había copiado en el blog de un colega que todo lo sabe” y así sucesivamente.

¿Y todo esto por qué?

Por situarse como personas o cosas (léase blogs, que no dejan de ser cosas), en la escala social (eso creen ellos).

¿Y no sería más fácil que cada uno hiciera lo que le venga en gana? Yo creo que sí, pero amigo mío, no siempre se hace lo que le gusta a uno. Un autor teatral, hoy bastante denostado, Jacinto Benavente, escribió “Los intereses creados” y tal parece que nuestra blogosfera hispana se ha convertido en aquello que detestamos.

Vamos a ver, si, por un casual, lees las diez primeras bitácoras del ranking (esa es otra) de la blogosfera hispana, vas a encontrar 3 o 4 noticias repetidas, y esto solo es un ejemplo.

Incluso, algún inteligente, se permitió el lujo de dar normas sobre lo que se debía, y como hacerlo, escribir en los posts. ¡Esto ya es de nota!

Otros, más listos, lo hacen de una manera sutil, y si no estás de acuerdo te hacen sentir un mierda. Son los más peligrosos para tu independencia.

Lo triste de todo, es que, en su gran mayoría, quienes dicen todos estos “consejos” son periodistas a la busca de un puesto en aquellas redacciones mejor pagadas (si todavía existen).

¡Para correrlos a gorrazos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones