domingo, 30 de abril de 2006

Ramón Zanfón

Dis que foi certo

Unas cuantas losas o lousas en galegoRamón “Zanfón”, así le llamaban y él orgulloso respondía por este apelativo, vivía, en los años veinte del pasado siglo XX, en Santiago de Compostela, más concretamente en El Castiñeiriño, que por aquel entonces era un barrio apartado del casco urbano, hoy no deja de ser un barrio más.

Ramón, tenía por profesión la de mandadero, y por lo visto era muy bien mandado. También, es verdad que, alternaba este oficio con él de criado por horas o encargo y siempre estaba dispuesto a ir a donde fuera menester, como a llevar la cosa más insólita al lugar mas insospechado.

El asunto es que Ramón tenía un sobrino, que mire usted por donde un día fue citado para tallarse en la Caja de Reclutas de La Coruña (todavía se llamaba así), y, palabras de Ramón, “como o rapas era baixiño e con una pequena axuda podria librar por corto de talla, lle dixen que pusera unha lousa na cabesa y así, andando con a lousa na cabesa nos fumos pa A Cruña. Pero eu non iba deixar que o rapas fora así él con unha lousa na cabesa e eu a seu caron sin nada, así que collin outra lousa e a pusen na miña. E así fumos de Santiago a Cruña para que tallaran a o rapas, cada un con a sua lousa”.

Nunca supe si el invento funcionó.

Otro día lo mandó una señora a dar un recado a una casa en la que vivian tres amigas suyas.

Al cabo de unas horas volvió el bueno de Ramón, todo azorado, y confesó que “eu fun a casa que me dixo, e po lo camiño íbame repetindo “Manola, Pepa, Maladena”, “Manola, Pepa, Maladena”, etc…, e cando chamei  a porta e me abreu unha señora, lle dixe ¡Vive aquí una tal Pilingrina! ….e que non supen que dir”

¡Ya no quedan tipos como los de antes!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones