martes, 14 de marzo de 2006

Urinario público

Cuando la necesidad aprieta

¿A qué es bonito?Hace unos días leía en la sección de Cartas al Director de La Voz de Galicia, la queja, más bien airada, de un propietario de una cafetería, denunciando, según él, la poca vergüenza de mucha gente que entraba en su local y sin más se dirigía al lavabo, y después de despachar con el Sr. ROCA salir por la puerta a la calle, sin consumir nada. ¡Ahí era donde le dolía!

Y uno, que no es nada escatológico, mas bien lo contrario, empieza a hacer memoria y se acuerda, malamente, de una película francesa cuya trama era el revuelo que se forma en un pueblo pequeño, a principios del siglo XX, cuando el alcalde decide instalar en plena plaza principal (y única), un urinario público. Las reacciones del cura, las señoras bien pensantes, como se decía entonces, los comerciantes, el médico y todos los personajes de aquella fauna social, fueron para todos los gustos. Era divertida.

Llegados a este punto, hago una mención especial y agradecida de los urinarios públicos que había en la mayoría de las ciudades españolas, que a partir de los años 60 del pasado siglo, fueron desapareciendo paulatinamente, como si las personas se hubieran convertido en espíritus puros. Eso sí, según las leyes de la época, se obligó a cuanto bar, café y local de bebidas hubiera y así se lo demandase a facilitar el uso de sus lavabos a cuanto cristiano lo fuera menester.

Por lo que dice este señor, ya se han perdido las buenas costumbres y maneras.

Ahora ya no me puedo entretener leyendo la amplia variedad de chistes, chascarrillos, groserías, blasfemias, graffitis, y demás imágenes que la imaginación popular me dejaba para que yo y solo yo, o eso creía entender pues eran muy directas, no me aburriera haciendo eso.

3 comentarios:

  1. ¡Pero tío que dices! Si ahora lo que se lleva es irse de botellón y mear en la calle. Utilizar los retretes para eso es de degenerados ¡Qué no te enteras!

    ResponderEliminar
  2. ¡Huy! ¿Dónde puedo encontrar ese meadero? Que tengo a la Señora muy enfadada por mear fuera del tiesto o "sin levantar la tapa". "(fácil)"

    ResponderEliminar
  3. En una revista de internet lo mostraban como el primer WC unisex para hacer "de todo" pero de pie. Pueden sentar las tías. (Y los tíos si van de mayores).


    ¿La trinketa la has puesto por Trinketa o es casual?

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones