martes, 7 de marzo de 2006

La convención

(Este es un artículo para no publicar)

Gerardo Fernández Albor, Ex-Presidente de la Xunta de GaliciaNo me he enterado si Aznar es de nuevo, el líder, o si todavía Rajoy controla algo.

Y esto lo digo, porque me parece haber escuchado algo de una convención  que, el P.P. ha realizado este último fin de semana.

¿Y que queréis que os diga?, hoy mi amigo Gallardón, alcalde de Madrid (casi nadie al aparato), me dice por la Cadena SER,  que si pero no y que le vamos hacer, por supuesto estoy con Rajoy (cuando todo el mundo sospecha lo contrario) y por supuesto, otra vez, lo que diga el partido, yo asumiré como propio, a pesar de no compartir las estupideces que, de las resoluciones de su congresos se deriven, poco más o menos (en realidad Gallardón, en este P.P., está más incómodo que un pulpo en un garaje).

Ya se que hablar bien de Gallardón, es joderlo, ¡nada más lejos de mi intención!

¡Rajoy, es un pobre hombre! Usted, puede preguntarme por qué digo esto, es usted muy libre, y naturalmente yo no lo voy a defraudar.

Escuche usted: Yo, que soy gallego, conozco el percal, y recuerdo su paso como vicepresidente de la Xunta de Galicia, cuando su Presidente, Sr. (por educación) Fernández Albor, en un alarde de estupidez, rayana en la indignidad, se desplazó a Portugal para entrevistarse con los narcotraficantes de la zona de Cambados, que a ese país habían huido, ante la presión del gobierno español, socialista por supuesto, que había decidido plantarle cara a la mafia contrabandista del tabaco y la coca, que no por casualidad financiaba a Alianza Popular, que con el tiempo vino a derivar en el Partido Popular, y el señor Rajoy, aún es el día que no ha dicho media palabra sobre el tema.

Y aquí me pregunto, ¿los periodistas –es verdad-, algunos (no todos, ¡a Dios gracias!), que intereses sirven?

2 comentarios:

  1. En todas partes cuecen abas y poderoso caballero es don dinero. De alguna manera, y aunque sea muy trivial, eso explica y responde todo lo que expones y todo lo que preguntas. También podríamos hablar de la mediocridad de la clase política española, pero eso ya lleva algo más de tiempo...

    ResponderEliminar
  2. No me digas que eres tú.
    No me he podido aguantar.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones