miércoles, 1 de febrero de 2006

O Carnaval

Nuestro Carnaval

CarnavalOye Masi, y es que Zapatero que no habla catalán en la intimidad pero se toma unas confianzas de padre y señor mío, incinérame el cilindrin, dice el muy tunante esgrimiendo un cigarrillo de esos que ahora solo pueden comprar los viciosos en estancos y máquinas mudas, si hombre si de esas a las que no les puedes decir aquello de: Manolo, dame también el periódico, la revista de la parienta y los cromos del chaval.

Pues eso que va el Masi y le incinera el cilindrin y de paso el suyo propio, mismamente, que dijo el propio a los medios. Dicho lo cual va el P.P. y, como siempre tiene algo que decir, también dice: Este Zapatero no cumple la Ley, él fuma en su lugar de trabajo.

El país convulso consulta a los oráculos quienes dictaminan que el lugar de trabajo solo se puede dimensionar si el susodicho trabaja, extremo que está por comprobar, luego resuelven que el asunto sigue subjúdice, que queda muy bien y no compromete a nada.

Y mientras Rajoy anticipa el Carnaval y se va a Cádiz a ensayar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones