sábado, 25 de febrero de 2006

Marineda

¡Mira que eres linda!

Edificio de la Tabacalera de A CoruñaHoy, día de gracia de nuestro Señor de veinticinco de Febrero de dos mil y seis años, contados, según el calendario gregoriano, desde el nacimiento de nuestro señor Jesucristo –esto para los creyentes-, aunque es dudoso el cálculo y no digamos si es usted mahometano, por no decirle lo que significaría que, por un casual, fuera usted agnóstico, en este caso viviría usted fuera del tiempo, toda vez que no tendría referencia para empezar a contar.

En realidad, todo lo anterior, poco o nada tiene que ver con lo que hoy les quería decir (perdónemen ustedes la disquisición), a mi lo me que me dejó preocupado es la coruñesa que no la dejan ser de La Coruña (son sus palabras) y por ausentarse ya no puede optar a una vivienda de las que se puedan construir sobre el solar de la antigua Fabrica de Tabacos de Marineda, La Bella (esta es mi aportación a la más bonita ciudad de mi mundo, todo sea para no ofender a tirios o troyanos).

“¿Ya no soy coruñesa? Belén Rodríguez. Viernes, 24 de Febrero de 2006 (Cartas al Director de La Voz de Galicia): Yo nací en La Coruña allá por el verano de 1972. En La Coruña crecí, estudié, me casé, me divorcié, y me casé de nuevo. Nació mi hija también en La Coruña, hace ya 14 años, y en ella enterré a mi madre, y después a mi padre. Aquí tengo familia, amigos y una vida entera.
Pero ocurre que tuve que marcharme a otra ciudad, por motivos de trabajo perfectamente justificables, en el año 2001. He estado fuera, en total, menos de cuatro años, de los 33 que tengo, esperando durante este tiempo poder volver a establecerme definitivamente en mi ciudad. Y ahora quiero optar a uno de los pisos que se construirán en el solar de la Fábrica de Tabacos y me dice el Ayuntamiento que ni hablar, que tendría que haber estado empadronada en el municipio desde el 1 de enero de 2001. Es decir, que cualquiera que haya vivido en el municipio durante cinco años tiene más derechos que yo, que lo he hecho durante casi treinta, y que he nacido aquí. El Ayuntamiento ha decidido que ya no soy coruñesa”.

Aún me acuerdo cuando el guardia urbano, si hombre si, aquel del salacof blanco que encima de una tarima te daba una larga cambiada para que tú, en el Seiscientos pagado en incómodos plazos, pudieras rodearlo, bajar ante el solar, que hoy es la Plaza de la Palloza, torcer a la izquierda y enfilar los Cantones, para (lenguaje de la época) “Porchear” y no me pregunte usted porqué, hágaselo a sus mayores, plis.

Si algún día vuelvo a Marineda, volveré a buscar al guardia de la porra, y al ver el Muro me gustaría que todavía esté en pié el edificio de la Tabacalera (mucho me temo que por lo que dice esta señora ya sea solo un solar), donde se constituyo el Sindicato de Cerilleras de A Coruña, a quienes tanto les debemos, simplemente por su lección de dignidad, que no es poco para los tiempos que corren.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones