jueves, 5 de enero de 2006

Yo fumo, ¿y usted?

¿Donde fumar?

Un pitilloLo siento pero uno que es así de débil fuma, usted, según, tal vez, quizás no lo haga, si lo hace tampoco pasa nada.

Bueno esta declaración de imprincipios no tiene nada que ver con mi adicción, solo es una constatación de mi realidad y viene a cuento por un comentario que he leído hoy sobre los bares, cafés, cafeterías y demás antros en los que sus propietarios han decidido dejar fumar a su clientela.

Y uno que a veces se para a pensar, si a tal actitud reconcentrada se le puede llamar pensar, he llegado a la siguiente conclusión:

¡Los fumadores son los principales clientes de cuanto garito hay en este gracioso mundo!

Y como sus gerentes no son tontos, pues he aquí que deciden atender a sus clientes preferentes, cual si una entidad bancaria haría sin que nadie se escandalizara.

La pela es la pela.

2 comentarios:

  1. Claro. Es normal. La ley española es bastante salomónica, pues permite la libertad de fumar en bares de menos de cien metros si los dueños lo permiten. Mucho mejor que otras legislaciones más puritanas y también hipócritas en otros países. Yo también fumo, y soy feliz de poder seguir fumando en mis bares favoritos.

    Feliz año nuevo.

    ResponderEliminar
  2. El problema es que al final se han rajao y han hecho una ley que no sirve para nada. El 90% de los bares permiten fumar, así que todo sigue igual. Yo vivo en Italia y aqui, desde hace un año, en ningún lugar cerrado se permite fumar. No sabes lo que se agradece despues de una noche de copas que la ropa y el pelo no apeste cuando llegas a casa.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones