miércoles, 11 de enero de 2006

Existencial

¡Como Dios manda!

¡Esa idea que tenemos de Dios!

Seguro que usted habrá escuchado esta expresión más de una vez, a lo largo de su vida, larga o corta.

¿Pero que quiere decir?

Como Dios manda, ¡manda carallo!, ¿no será mucho mandar?

Los puristas, que haberlos hailos, dirán que significa comportarse como corresponde a un buen cristiano. ¡Y a mí que se me antoja que ya van quedando pocos que sepan el significado de tan doctas palabras!

Pero yo que soy como soy, vuelvo erré que erré a preguntar: ¿Pero Dios manda algo?

Seguro que ya he escandalizado a más de uno, pero que le vamos a hacer, çe la vie mon amie, ¿querrá decir amaros los unos a los otros como yo os he amado? o tal vez “ojo por ojo diente al cuadrado” o quizá “ojos que no ven, corazón que no siente” o “más vale un toma que dos te daré”, ¡vaya usted a saber!

A veces me parece que Dios manda poco y las Iglesias mucho.

¿Y a usted que le parece, debemos seguir a Dios o a las Iglesias?

¿Y si Dios no sabe que existen Iglesias que lo defienden?

¿Y si las Iglesias saben que Dios no las ampara?

¿Y si Dios pasa de todo Dios?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones