viernes, 13 de enero de 2006

El periódico

Absorto

El periódico

Cuando tenía nueve o diez años ya leía el periódico que en casa todos los días un repartidor dejaba, pero como era tipo sabana y mis brazos me dolían al tenerlos abiertos tanto tiempo había encontrado un método más práctico. Lo extendía en el suelo y acodado en él lo leía de cabo a rabo.

Un día que mi madre me llamaba a comer, ¡y yo que estaba intentando averiguar si Adenauer conseguiría levantar a la República Federal Alemana!, cansada de mi poca atención a sus requerimientos, dijo: Este chiquillo siempre está absorto.

Rápidamente mi hermano José Luís, que me lleva tres años y siempre ésta a la que salta, apostilló: Es que Jesús tiene ideas rastreras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones