sábado, 21 de mayo de 2005

Adiós a las armas

El fin de la violencia ETARRA

Nosotros que vivimos con Franco, si a tal discurrir se le puede llamar vivir, sabemos lo que vale un peine. (Lo de nosotros, como usted podrá apreciar, es un término generacional sin otra motivación excluyente).

Este pueblo, el español por supuesto, tiene todo el derecho a vivir en paz y libertad.

La paz es deber de sus gobernantes garantizarla y la libertad es obligación del pueblo mantenerla día a día, y eso si es vida, lo demás solo son coñas marineras.

El Gobierno dirige la política nacional, el Parlamento la respalda y fiscaliza y el pueblo decide al final. Eso es democracia y a eso me atengo. Los demás que hagan lo que quieran, opinaran, desestabilizaran, conspiraran, incluso algunos llegarán a pensar con honradez.

No hay mejor lugar para hablar de política que las Cortes y me sonroja que cuando se presenta una moción (La 80), el P.P. ponga el grito en el cielo por poner luz y taquígrafos a la democracia. ¿Será por falta de costumbre?.

Dejen de utilizar a las víctimas y apliquen el bien común a la convivencia española, sin utilizar las diferencias para dividir y la discrepancia puntual para enconar los asuntos y meternos en un callejón sin salida.

La derecha española está instalada en la cerrazón y la bronca, no me cabe duda que el pueblo español acabará pasándoles la factura correspondiente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones