viernes, 10 de septiembre de 2004

Bobby Fischer

El arte ajedrecístico

Bobby Fischer¿Qué sería del ajedrez sin él?, puede que usted lector, joven por supuesto, no haya oído hablar de Bobby Fischer, o lo que oyó no le dijera nada.

Pero en 1972 este hombre, si solo un hombre, tiro por tierra a toda la escuela soviética de ajedrez, que en la U.R.S.S. no era una escuela cualquiera, era la culminación del sistema educativo soviético y la mayor joya de la corona del socialismo real, como entonces se llamaba a la dictadura rusa.

Jóvenes, por aquel entonces, muchos nos quedamos admirados de su juego, su mente y su actitud. Nos ganó a todos para el ajedrez.

Ese juego milenario de origen incierto, unos lo sitúan en Egipto, otros en la India y hay quien dice que deriva de un antiguo juego chino. Vaya usted a saber de donde viene. Lo importante, para mi, no es su procedencia solo me interesa el juego en si.

No se equivoque, si profundiza en él, puede acabar en la obsesión, la neurosis o la locura más absoluta, tal es su capacidad de absorción y dominio de nuestra mente. Mantenga una prudente distancia, juegue, estúdielo, piense y analice, pero jamás, y digo jamás, se enamore de él.

Otras cosas de este mundo, sobre todo personas, merecen mejor atención.

4 comentarios:

  1. Querido Artabro:

    Yo no sé jugar al ajedrez.
    ¿Me enseña usted?
    Dígole que me gustaría
    aprender de sus manos jugadas;
    turbar su mente tan clara;
    arrastrarle a usted a las tablas;
    sólo entre nos, las miradas.

    .

    ResponderEliminar
  2. .

    Dice usted, querido Artabro, que es mejor dedicarse a las personas antes que a un juego.¡Y yo le doy la razón! Aunque, a veces, la soledad sea la compañera ideal, la pareja perfecta. Algo me dice que, en nuestro interior, existe una parcela donde los demás no logran penetrar. Permítame...

    Ma solitude

    Je m'en suis fait presque une amie
    une douce habitude.
    Elle ne me quitte pas d'un pas
    fidèle comme une ombre.
    Elle m'a suivi çà et là
    aux quatre coins du monde.
    Non je ne suis jamais seul
    avec ma solitude.

    Quand elle est au creux de mon lit
    elle prend toute la place.
    Et nous passons de longues nuits
    tous les deux face à face.
    Je ne sais vraiment pas jusqu’où
    ira cette complice.
    Faudra-t-il que j'y prenne goût
    ou que je réagisse.
    Non je ne suis jamais seul
    avec ma solitude.

    Par elle j'ai autant appris
    que j'aie versé de larmes.
    Si parfois je la répudie
    jamais elle ne désarme.
    Et si je préfère l'amour
    d'une autre courtisane.
    Elle sera à mon dernier jour
    ma dernière compagne.
    Non je ne suis jamais seul
    avec ma solitude.

    Non je ne suis jamais seul
    avec ma solitude.



    Un abrazo tierno, suave... para usted.


    .

    ResponderEliminar
  3. .

    Por cierto, ¡usted juega fatal al ajedrez!

    Lamento no disponer de tiempo para enseñarle jugadas maestras.

    ¡Oh, la vie!


    .

    ResponderEliminar
  4. Mi querida anónima:

    Es muy posible que no sepa jugar al ajedrez, la verdad no presumo de ello, y por lo que yo sé, usted no mueve ficha.

    Un afectuoso saludo.

    ResponderEliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones