martes, 9 de diciembre de 2003

RAPARIZ, Colegio Academia

Novela por entregas

Modelo de bitácoraHe iniciado la publicación, de mi novela por entregas en Internet:

RAPARIZ, Colegio Academia.

La podeis leer en: http://rapariz.blogspot.com o con este enlace desde esta bitácora.

Me gustaría conocer vuestras opiniones.

ártabro.

12 comentarios:

  1. naci en 1954 y tube la mala suerte de estudiar 6 años en rapariz y lo que pase alli no se lo deseo a nadie

    ResponderEliminar
  2. Por lo que se be, deviste hestudiar por un tuvo, pero en Rapariz, no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Cómo se puede estudiar en un campo de concentración?

      Eliminar
    2. Sí es verdad que había castigos que hoy en día resultan imposibles de ver en un colegio. Yo mismo probé la "vara" alguna vez (la de Tato, por ejemplo). Pero también recuerdo que pasé buenos momentos con mis compañeros. Y que yo recuerde, no ví ningún campo de concentración allí.

      Eliminar
    3. Los campos de concentración muchas veces no aparecen, a la vista, con alambradas y vigilantes armados. Hay que buscar en sus métodos de terror la finalidad del establecimiento.

      Si el sistema de educación de los jóvenes se basa en el miedo al palo y la mayor arbitrariedad en su administración, con castigos corporales, bofetadas, insultos, tiempos de estudio de rodillas, golpes en las manos o en la cabeza, en caso de resistirse, con palos hechos a medida para ello, ya me dirá usted si no se le puede llamar "campo de concentración" a eso.

      Que usted lo haya pasado bien con sus compañeros, se supone estudiantes, es tan natural como posiblemente les pasaba, algunas veces, a los judíos en los campos nazis. Eso no quita ninguna responsabilidad a los nazis en sus métodos, como en este caso al Colegio Academia RAPARIZ en los suyos.

      ¿En qué lado estaba usted? ¿En el de los maltratadores o en el de las víctimas?

      Por su respuesta, creo adivinarlo.

      Eliminar
    4. Pues hoy en día parece que la cosa está al revés: alumnos que insultan o cometen vejaciones o golpean a los profesores. Ni una cosa ni la otra, en eso estoy de acuerdo. Pero eso sí: disciplina en un colegio debe y tiene que haberla, porque vaya educación que tenemos actualmente comparada con la de hace años (la que yo tuve, y por cierto, en Rapariz, allá por los años 60 y pico). Por cierto, yo también probé más de una vez la famosa "vara" de Tato, pero no tengo queja de la educación que recibí, muy buena por cierto.

      Eliminar
    5. No sé muy bien a quien representa este segundo anónimo, a la persona que se esconde tras el anonimato para decir lo que sin duda con su nombre y apellidos no se atrevería o sigue la línea del primer anónimo que, por una casualidad casual es el mismo individuo sin identificar. Eso es educación, sí señor.

      Escudarse en una generalidad sobre los alumnos actuales para justificar al Colegio Academia RAPARIZ, es de nota.

      Y permítame decirle, que la supuesta educación recibida, basada en la memorística, no le ha beneficiado, a la vista de sus argumentos.

      La próxima vez tenga la gallardía de identificarse, es de buena educación hacerlo para entablar debate.

      Eliminar
    6. Estoy realizando un trabajo para Historia de la Educación en la Universidad de A Coruña, sobre la educación en los años 60, y para ello quise recoger experiencias vividas en primera persona. Me he centrado en las diferencias entre la educación pública y privada, y he de decir que las declaraciones recogidas por mi padre, nacido en 1956, estudiante en Rapariz, me han dejado de piedra. He escuchado hablar sobre "Tato", y sobre el "queridísimo" director "Don Camilo", y puedo asegurarles que he podido sentir su famosa vara en ese aula de estudio cada vez que mi padre hacia mención de ella. No sé si tengo el criterio suficiente para opinar sobre algo que no he vivido en primera persona, pero solo con escuchar lo que mi padre vivió se me pone la piel de gallina y siento la necesidad de dar mi opinión. No se si usted (hablo para el anónimo) aprendió mucho o poco. mi abuela aun hoy en día esta orgullosa de haber mandado a mi padre a esa escuela porque afirma que aprendió más que nadie, pero lo que está claro es que lo que usted aprendió, lo aprendió porque si no lo hacía hubiese tenido muchas citas con la vara de Tato, y esa forma de educación me parece una aberración. atenta contra los Derechos Humanos, contra la libertad de expresión. Esa no es forma de tratar a ninguna persona, y menos a unos críos de 12 años. La situación política de la época fue la que provoco tal represión y tales métodos de enseñanza, y si usted cree que es comparable a lo que hoy en día ocurre, o cree que a eso se le pude llamar disciplina, perdóneme si le ofendo, pero si todas las personas fuesen como usted, siempre seguirían gobernando los mismos y volveríamos a lo que usted llama una "buena educación". estoy orgullosa de haber nacido en los 90, porque tengo derecho a una educación pública y laica y seguiremos luchando por lo que tenemos, porque la educación no tiene que ser un privilegio, que lo es, tiene que ser un derecho para todas las personas. Ir al colegio a aprender porque te gusta, no porque si no lo haces vayas a recibir palos.
      finalmente decir que me alegro de haber encontrado este blog, y espero poder seguir obteniendo cualquier tipo de información en otros lugares acerca de Rapariz.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Si alguien tiene mucho interes en el Colegio Academia Rapariz de losaños inmediatamente despues de la guerra que se ponga en contacto conmigo. Fui alumno desde 1941 y las anecdotas son espeluznantes. Y si vive alguno de mis compañeros de entonces, que tambien se ponga en contacto conmigo. rf8535@gmaiol.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. rf8535@gmail.com

      Esta es la direccion bien escrita. Los años gastan malas bromas.

      Eliminar
  4. Buscando información para refrescar vivencias me he encontrado con este blog.
    Estuve unos años, hasta los 11 en el colegio Rapariz, en la especie de sucursal que montaron en una finca entre La Cabana y la Graña. Hablo de finales de los años 50 y primeros 60. Todavía recuerdo como si fuese hoy muchas de las cosas queen ese "centro educativo" ocurrían. Creo recordar que el director era uno de los hijos de Don Camilo.
    Golpes con la regla o el "cuadradillo", en las mano o en la cabeza, hasta el ensañamiento; bofetadas o golpes con los nudillos, todo ello, casi siempre por fruslerias como no seguir el ritmo de un dictado, una gota de tinta en el cuaderno, o no apuntar correctamente sobre el mapa con el puntero la situación de un afluente cualquiera del Rio Duero...
    A tal punto se aterrorizaba a los alumnos que a la hora de salir de casa para ir al colegio nuestras madres nos llevaban un buen trecho arrastras porque nadie quería ir.
    alguien calificó de educación de calidad la que se impartía en ese centro de tortura. esa afirmación no resiste el más minimo analisis pedagógico. Ni tan siquiera con los parametros de la época, no digamos de la actual. Chicos y Chicas, en aulas segregadas -que gran preparación para la vida-,algo a los que algún sector de la España de hoy pretende volver,aprendíamos a memorizar,igual que se puede enseñar a un loro y , todavía hoy podemos recitar de memoria cabos y golfos de la península o los afluentes por la derecha del Rio Tajo...en fin educar para la nada, pero cobrando...en una España negra en la que el acceso a la cultura era un lujo que las familias obreras, como la mayoria en la zona, no se podían permitir...por eso "solo" alcancé a estar en ese nefando lugar hasta los 11 años.
    Afortunadamente, a pesar de la dictadura, las cosas comenzaron a cambiar -mucho más cuando esta desapareció-,el desarrollismo que caracterizó esa época precisaba ya de gentes más formadas...pero esa es otra historia.
    Sigue así, Jesús

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si no recuerdo mal, esa sucursal se llamaba colegio Valle-Inclán, y el hijo de Don Camilo era Don Ernesto, me acuerdo perfectamente. Yo estudié en Rapariz, en la calle Cuntis, hasta séptimo de EGB, y de allí pasé a Valle-Inclán en Xoane, donde estuve hasta los 15 años que yo recuerde.
      Viéndolo ahora después de muchos años, las experiencias vividas allí servirían para hacer una película, de Buñuel por lo menos ...

      Eliminar

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones