lunes, 1 de diciembre de 2003

Pablo Iglesias Posse

En recuerdo a su memoria:

Pablo Iglesias PosseDe ascendencia humilde y tipógrafo de profesión, funda en Madrid en 1879 el Partido Socialista Obrero Español. Director del periódico "El Socialista" y presidente de la Unión General de Trabajadores. En 1910 será el primer diputado socialista que entre en el Parlamento español. Fue una de las figuras más destacadas del movimiento obrero.

Nace en la calle San Nicolás, en el popular barrio de Esteiro de Ferrol, el 18 de octubre de 1850. Su padre era peón municipal. Paulino, como le llamaban familiarmente, asiste a la escuela desde los seis hasta los nueve años, momento en el que muere su padre y se traslada a vivir a Madrid en compañía de su madre y de su hermano menor. Hacen el viaje a pie y tirando de un pequeño carromato en el que llevan los pocos bártulos con los que cuentan. En la capital, la madre tiene que pedir limosna e ingresa a los dos hijos en el Hospicio de San Fernando. Allí acaba los estudios primarios y elige el curso de tipógrafo. Con las propinas que recoge como repartidor comienza su afición por la lectura y por el teatro. Cuando tiene doce años huye del hospicio para trabajar al lado de su madre. Ejerce su profesión en diferentes imprentas, mejorando poco a poco su salario. Lo echan por sumarse a una huelga y de nuevo sufre el paro, la miseria y la desgracia, pues su hermano muere de tuberculosis. Asiste a clases nocturnas y aprende francés, que le sirve para leer las obras de algunos clásicos de la ciencia política y, más adelante, para realizar algunas traducciones de los socialistas franceses y entenderse en los congresos internacionales en los que participa.

Aprovechando las libertades de la Constitución de 1869, la sección española de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) organiza una serie de conferencias en Madrid. A ellas asiste Iglesias y, en 1870, solicita su ingreso en la sección de tipógrafos. Poco tiempo después sale elegido miembro del Consejo Federal de Madrid. La aparición de "La Solidaridad", periódico de la Internacional, le proporciona una ocasión para iniciar una larga labor periodística que solo acabará al final de su vida.

Después de la ruptura de los anarquistas con Marx, Iglesias solicita su ingreso, en 1873, en la Asociación del Arte de Imprimir y al año siguiente sale elegido como presidente. Desde esta nueva plataforma societaria preparará durante varios años de labor clandestina la creación del segundo partido obrero de los que se constituirían en el mundo. El 22 de mayo de 1879, en un banquete de fraternidad internacional celebrado clandestinamente en Madrid, veinticinco personas -con Iglesias al frente- van a tomar una decisión transcendental para la Historia de España, con la fundación del Partido Socialista Obrero Español.

En repetidas ocasiones sufrirá cadena, la primera por una huelga en 1882 y la última cuando tiene sesenta años. En todas las ocasiones rechaza las peticiones de indulto. También será víctima de la represión particular de los patrones que le niegan el trabajo.

Solamente la creación, el 12 de marzo de 1886, de "El Socialista" y el salario que recibe como impresor, redactor y director del mismo, lo salvan del cerco del hambre. Iglesias quedará vinculado al órgano portavoz de los socialistas hasta el final de sus días.

El 12 de agosto de 1888 se acuerda en Barcelona la creación de la Unión General de Trabajadores, nombre propuesto por Iglesias. En el Congreso de 1889 es nombrado presidente del comité nacional, cargo en el que continuará hasta su muerte.

En 1890, cuando se celebra en Madrid por primera vez la jornada de lucha del Primero de Mayo, encabeza una impresionante manifestación y es el encargado de entregar al Gobierno las reclamaciones de las reformas legislativas, entre ellas la reforma de la jornada laboral a ocho horas. En 1905 sale elegido concejal por Madrid. En las elecciones de junio de 1910, gracias a la alianza republicano-socialista a la que se había opuesto Iglesias, sale elegido con el respaldo de 40.899 votos como el primer diputado socialista que entra en el Parlamento español. Su intensa actividad parlamentaria se va a limitar a los cuatro primeros años, ya que en 1914 el empeoramiento de su salud le impide asistir a la mayoría de las sesiones.

La escisión del partido en 1921 -cuando el PSOE, con el apoyo de Iglesias, adopta la línea socialdemócrata en contra de la III Internacional- y la creación del Partido Comunista Obrero Español será mortal para la salud del viejo dirigente. En 1923 sale elegido diputado por última vez.

Aunque el fundador del socialismo español tenía una escasa formación teórica, su producción intelectual tiene una envergadura difícilmente superable por su amplitud y enorme repercusión en la vida del país. Desde su primer artículo, La Guerra, firmado el 5 de diciembre de 1870 en "La Solidaridad" hasta el último El Proletariado vencerá, aparecido en "La Libertad" el 5 de diciembre de 1925, se pueden cuantificar unas dos mil colaboraciones en numerosos periódicos y revistas de España y del extranjero. Algunos de estos escritos aparecen en forma de libros: El programa de nuestro partido, Discurso, Las organizaciones de resistencia, El programa socialista, Comentarios, Propaganda socialista. Otros fueron publicados después de su muerte: Exhortaciones a los trabajadores, Páginas escogidas, Reformismo social y lucha de clases, El Partido Socialista y las reformas sociales, Escritos, Artículos, Escritos y discursos, Antología crítica. Este conjunto convierte a Iglesias en uno de los mejores propagandistas, con la palabra y la pluma, del ideario socialista.

Pocos líderes obreros merecieron tanta atención y generaron tanta bibliografía como Pablo Iglesias. Su figura, la única conocida a lo largo del país durante más de veinte años, estuvo sometida a la pasión de los detractores y partidarios. Con frecuencia fue elevado a la categoría de mito, sin un conocimiento serio de sus rasgos personales y de su acción política. La aportación de un estilo ético, su llamada a la regeneración y a la esperanza constituyen los rasgos fundamentales de su trayectoria vital.

El 9 de diciembre de 1925 falleció en Madrid. En un cajón de su humilde despacho dejó un sobre con 1.000 pesetas para "El Socialista". El homenaje póstumo resulta impresionante. El Gobierno concede autorización para celebrar una manifestación y más de 150.000 ciudadanos acompañan el féretro al cementerio civil de la capital. Entre la comitiva figuraba una representación del Ayuntamiento de su ciudad natal y coronas enviadas por los obreros de Ferrol. La mayoría de los periódicos, con las colaboraciones de prestigiosos intelectuales y destacados políticos, rinden un unánime y cálido recuerdo al dirigente desaparecido.

La ciudad de Pablo Iglesias había sido la cuna del socialismo en Galicia. En 1871 nacía en Ferrol la primera Agrupación Socialista. En 1895, también por primera vez en este país, el Partido Socialista obtenía representación municipal. Iglesias, alejado desde pequeño de la ciudad que lo había visto nacer, volverá a esta población con fuerte presencia del movimiento obrero para participar en diferentes mítines. Como dirigente político y sindical acude en los años 1892, 1896 y 1899. Su estancia atrae a los teatros de la ciudad a numeroso público y provoca el estado de alerta entre las fuerzas del orden, que no pueden impedir el aumento de la militancia socialista y ugetista.

A la muerte del dirigente son muchas las villas que rotulan con su nombre calles, plazas y avenidas. En Ferrol, en el segundo aniversario de su muerte, la corporación municipal presidida por el alcalde Antonio Usero y con la presencia de su viuda y compañera Amparo Meliá, coloca una placa fundida en bronce en la casa natal de este socialista. Bajo la efigie de Iglesias enmarcada por una corona de laurel, la leyenda dice: " En el 18 de octubre de 1850 nació en esta casa don Pablo Iglesias Posse, apóstol y fundador del socialismo en España. Falleció en Madrid el 9 de diciembre de 1925. En justo homenaje a su vida austera, el temple heroico de su voluntad, y a la honradez de su conducta, El Ferrol le dedicó este recuerdo en 9 de diciembre de 1927". A los pocos días del Alzamiento la placa desapareció sin que hasta ahora se volviera a encontrar. En 1991 la Corporación Municipal acuerda poner el nombre de Paseo de Pablo Iglesias a la avenida que circunda los jardines en los que se levanta su monumento, inaugurado el primero de mayo de 1981.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones