martes, 28 de octubre de 2003

Un día lluvioso

Lluvia en Santiago de Compostela

La rúa del VillarHoy, pese a llevar tres días lloviendo, me siento optimista.

Un optimista, es un pesimista desinformado.

Pues bien, las chicas cada día están mas guapas y yo me reconcilio con el Mundo.

Los paraguas llenan las calles, y dejan entrever prisas, caras taciturnas y alguna que otra sonrisa.

La piedra brilla, o tal vez no, solo lo veo porqué quiero apreciarlo y no sé muy bien, cual es la razón.

La duda parece que se instala otra vez.

Ahora llueve con fuerza y yo pensando en ella.

Tengo ganas de hablar y este es un buen medio, para el desahogo vital.

Me están pasando los días, y no tengo prisa por atraparlos, tengo la certeza que algo bonito va a suceder, no se ni como ni cuando, pero se que la vida merece la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Anímate y expresa tu opinión:

Emoticones