domingo, 13 de abril de 2014

Lo que diga la mayoría

Hacer seguidismo de la vacuidad

La mayoría silenciosa
Conocí, hace ya muchos años, a una persona que ante cualquier controversia en la que había que tomar partido, él decía: “Yo, lo que diga la mayoría”. Tal era su espanto a definir una postura personal que pudiera entrar en colisión con alguno del grupo, sin pararse a pensar que ya estaba tomando un partido, el de la mayoría.

Ese afán en querer contentar a todo el mundo, posiblemente, residía en su falta de criterio, por diversos motivos que, podían ir desde su propia ignorancia del asunto tratado, al pánico cerval a meter la pata, o simple y llanamente a no complicarse la vida con una opinión que, no tuviera aceptación por esa mayoría de la que era tan amigo.

Y no es que esa situación se produjera tan solo una vez, era su “modus vivendi”.

Con el tiempo vivido he observado que, la mayoría silenciosa, esa especie de humanos que nunca dicen nada, nunca se manifiestan, nunca protestan, son un número importante de seres que pueblan la Tierra, que se mueven como maletas (los llevan y los traen) sin que tengan que ejercer voluntad alguna, sin tomar partido, creyendo que su comodidad es lo más importante.

La falta de pensamiento propio es el primer paso para que otros piensen por ti, te manipulen e incluso te gobiernen contra tus propios intereses, que en realidad no conoces, porque nunca te paraste a pensar en ellos.

miércoles, 26 de marzo de 2014

El imperio americano

¡Estos romanos están todos locos!

USA
Dice el Cesar, Obama dixit.

En realidad ¿qué es Europa?, ¿una península de Asia? ¿o tal vez un apéndice de USA?

Sin dirimir esta cuestión, por los propios europeos, es cuasi imposible encontrar su sitio en el mundo actual.

Que los USA son un imperio, pocos lo pueden poner en duda, y como tal se comporta. Intenta defender sus fronteras, cuando no ampliarlas para dejar sin espacio vital (que diría Hitler) a todos aquellos que lo circunvalen o, lo que es lo mismo, lo delimiten.

Porque poner límites a un imperio solo es posible para el propio imperio o para sus enemigos.

¿Quiénes son los enemigos de este imperio?

Esa es la pregunta del millón, y la respuesta obvia es Rusia y China. Mañana serán Brasil, Argentina y algún otro con riquezas naturales para ser explotadas.

El asunto de Crimea, con todas las cautelas, no deja de ser la respuesta de uno de los actores del drama mundial a la invasión del espacio vital ruso, tal y como hicieron los USA cuando la URSS instaló misiles nucleares en Cuba en respuesta a los que USA había instalado en Turquía.

Todo se reduce a un toma y daca, de momento.

Mr. Obama nos dice que nos tenemos que rearmar, que la OTAN no puede ser un ejército de USA y Gran Bretaña, que nos tenemos que implicar en el gasto militar que ya está bien de políticas sociales y demás zarandajas, ahora lo que toca es prepararse para la guerra.

¿Qué guerra? Preguntara algún ingenuo, es que alguno no se entera, ¿para qué guerra va a ser, parvo?

Para la de la LIBERTAD, of course.

lunes, 24 de marzo de 2014

Apropiación indebida

De cómo intentar quedarse con lo no que no es tuyo

Adolfo Suarez González
Andan estos últimos días con declaraciones rimbombantes sobre la reciente desaparición física, la mental ya se había producido años atrás, de Adolfo Suarez, Presidente que fue del gobierno en este país, cuando empezaba a ser un espacio de convivencia democrática y dejaba atrás la dictadura incivil.

Conociendo la catadura moral de los dirigentes de la derecha española, no debería sorprender las palabras elogiosas de miembros muy significados de ese sector, que tanto contribuyeron al fin político de la persona ensalzada, ahora.

La memoria tiene esas cosas, en un país de desmemoriados, parece, tiene uno la impresión que, los acontecimientos no son en sí mismos ciertos, tan solo valen en función de quien y como los cuenta.

Ahora resulta que el Partido Popular representa los valores democráticos que, según ellos, encarnaba Adolfo Suarez, cuando en su tiempo le negaron el pan y la sal, contribuyendo por activa y pasiva a su salida del gobierno español. El Sr. Fraga Iribarne saludó al recién estrenado gobierno de Suarez con un significado y despreciativo calificativo: “Gobierno de PNNs” (PNN = Profesor no numerario, situación en la que se encontraban un gran número de profesionales contratados sin plaza en la Administración pública por falta de convocatoria de oposiciones).

En aquellos años, la dictadura del general Franco tocaba a su fin, y aquí quiero introducir una pequeña reflexión: ¿El Régimen, llamado franquista, se mantenía contra la opinión de las fuerzas de derecha o con el apoyo entusiasta de las mismas? ¿No fueron esas mismas derechas las que forzaron la dimisión del Presidente Suarez? ¿Quiénes estaban detrás del golpe militar?

La derecha española se caracteriza por una visión de España patrimonial, exclusiva, hecha a su modo desde hace siglos, sin participación de otros grupos que califican de anti-España, tal es su creencia que los demás sobran y solo ellos representan la verdadera España.

Si no perdemos de vista lo anterior, comprendemos casi todo de su actuación a lo largo del tiempo.

Algunos albergábamos la esperanza de que las nuevas generaciones fueran capaces de cambiar, pero, por desgracia, parece que ese camino es de una sola dirección. Y cada vez que tienen oportunidad nos dejan claro sus intenciones de control de toda la Sociedad, tanto a nivel político, como religioso, económico, social, etc.

La democracia no es votar cada cierto tiempo a unos partidos políticos, es mucho más, es sobre todo una ética personal y colectiva de respeto al otro y su diferencia. Sin una clara y sincera enmienda de comportamiento no es posible que sus letanías resulten creíbles.

Hasta ahora han jugado con el miedo y la prudencia de la gente, pero sus muchos desmanes los han puesto a la vista de todo el mundo como unas personas que utilizan el poder para su propio beneficio.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Descrédito político

¿Para cuándo la democracia en los partidos políticos?

Currás (por desgracia, Alcalde Santiago de Compostela) y Feijoo (por idem, Presidente de la Xunta de Galicia y del Partido Popular de Galicia)
Pocas cosas legitiman más, a un político, que la designación electiva de su mandato y sus propios errores lo hacen desmerecedor de esa confianza democrática.

En Santiago de Compostela, estamos asistiendo, estos últimos meses, a una situación extraordinaria dentro del gobierno municipal de la ciudad.

Desde la condena de un alcalde efímero (por evasor de impuestos) a la imputación de la práctica totalidad del grupo de gobierno de la corporación local, con su actual alcalde a la cabeza, por casos ligados a corrupción, prevaricación y otros que dejan una imagen de la vida pública compostelana lamentable.

Y como de lamentar ya estamos hartos, es necesario pasar a la acción:

Es imprescindible hacer dimitir a todos los encausados.

Convocar nuevas elecciones para el consistorio.

Como eliminar de las listas electorales a todos los incompetentes que en el mundo son, resulta un trabajo inútil por su abundancia, se debería hacer una selección de candidatos a concejal con una prueba de ortografía, aritmética, geografía, literatura, filosofía, derecho, historia y otras materias de cultura general, para que, al menos, no puedan alegar ignorancia en sus desmanes.

Pero la madre del cordero está en otra parte, los partidos políticos que nos presentan estas listas y respaldan a los candidatos. Tienen su responsabilidad política y no pueden hacerse los locos como si ellos no fueran parte del problema.

Mientras que en la vida de esos partidos no exista una verdadera democracia interna, no son los instrumentos legítimos de participación en la vida pública.

O se democratizan o estamos condenados a la tiranía de grupos de poder incontrolados.

El pueblo tiene la palabra.

lunes, 24 de febrero de 2014

Experimento Évole

¿A usted qué le ha parecido?

Jordi Évole
El programa “Operación Palace” que ha emitido la Sexta, cadena de televisión, ayer noche, nos ha demostrado lo fácil que es manipular la información y lo receptivos que somos a todo aquello que desde la caja tonta nos digan.

Muchas personas que vieron el programa, creyeron a pies juntillas lo que allí se decía para después sentirse arrepentidos de las afirmaciones que, con esta “desinformación”, habían pronunciado. Según su sentido del humor, las reacciones posteriores pasaron desde el enfado de algunos a la carcajada de otros. A casi nadie le gusta hacer el ridículo.

Imaginen por un momento que, en un telediario el locutor nos diga todo serio: “El Rey ha abandonado el país y el Pleno del Congreso de los Diputados ha acordado la apertura de un proceso constituyente para el establecimiento de la III República Española “, pocos dudarían de su veracidad.

Por eso llamo experimento a lo que Jordi Évole ha hecho, nos ha demostrado lo fácil que resulta desinformar desde un medio de comunicación tan poderoso como la televisión.

Y de ese peligro debemos estar avisados, por eso debemos cultivar el pensamiento crítico y la reflexión, para no tragar todo lo que nos dicen sin filtro.

No es que debamos desconfiar de todos y de todo, tan solo es conveniente y saludable abrir los ojos y oídos a la realidad social en la que vivimos, para no perder de vista su complejidad y la diversidad de sus intereses en continuo conflicto.

Todo sea para que no nos den gato por liebre.