miércoles, 29 de junio de 2016

De Podemos y el PSOE

El agua y el aceite

PSOE_Podemos
Si la práctica política, en estos últimos meses, de Podemos y su principal dirigente, Pablo Iglesias, no ha podido ser más desastrosa para los intereses colectivos de la izquierda política española, el PSOE también se ha lucido con sus divisiones internas y descalificaciones a su Secretario General, por parte de destacadas/os dirigentes regionales.

Unos por exceso de ambición y los otros por sus propias carencias, han arruinado cualquier intento de gobierno progresista.

Podemos, en los últimos tiempos, ha recogido la peor tradición de la izquierda comunista, cuya única meta era desbancar al PSOE y obsesionados con esta posibilidad se han preocupado más en descalificar que en construir una alternativa. Por su parte el PSOE, todavía, no ha levantado cabeza desde la era Zapatero, con sus aciertos y su final lleno de errores garrafales que, deslucieron una etapa de consolidación de derechos individuales y colectivos.

La actitud de enfrentamiento de Podemos hacia el PSOE, ha conseguido que se abra una brecha profunda entre las dos formaciones y va a ser muy difícil que se puedan curar las heridas graves fruto de la agresividad descarnada con que se dirigieron al PSOE en el intento de investidura de Pedro Sánchez, como Presidente del Gobierno.

Podemos no tiene un modelo de partido, cada día están introduciendo variaciones en sus propuestas y programa, con la alianza electoral con Izquierda Unida (todo por los votos) ha dejado de lado cualquier planteamiento de transversalidad para apostar por la izquierda comunista clásica y eso, también, ha desconcertado a muchos de sus dirigentes y buena parte de sus anteriores votantes que, esta vez, se han abstenido.

El PSOE, con un modelo socialdemócrata, muy descafeinado por el ambiente europeo entregado a las tesis neo-liberales y que hizo muy difícil la posibilidad de presentar una alternativa con visos de implantación.

El ambiente generado por el resultado del referéndum británico, generará las condiciones propicias para que, la socialdemocracia, se ponga las pilas y configure un proyecto europeo más acorde con las personas y sus necesidades.

Eso espero.

lunes, 27 de junio de 2016

El hombre providencial VI

La soberbia se ha cobrado su precio

Pablo Iglesias Turrión
Que Pablo Iglesias se ha columpiado, hoy, es más evidente que nunca, al no haber permitido un Gobierno encabezado por el PSOE.

Ahora que ha regalado la formación de gobierno al Partido Popular, queda muy claro que sus propias ambiciones personales se han impuesto a los intereses colectivos de las clases trabajadoras españolas.

Por mucho que se quiera disimular o maquillar, su estrategia ha sido nefasta para el conjunto de las fuerzas sociales y progresistas.

Creer que la realidad política española se puede equiparar a un Juego de Tronos es de un infantilismo supino.

Este pequeño dictador, ha quedado en evidencia y muchos se han percatado de su escaso conocimiento de la sociedad española y la profunda demagogia que encierra su palabrería oportunista.

Se ha perdido una oportunidad, por quererlo todo, no se obtuvo nada.

Ahora, el P.P. formará gobierno y no queda otra que resignarse a sufrir las medidas, corregidas y aumentadas, que impondrán.

No queda más que “felicitar” a quien ha demostrado su total incompetencia política.

domingo, 26 de junio de 2016

¿Por qué votar?

Para poder decidir las políticas de tu país

Votar
En esta, anterior pregunta y posterior contestación, resumo mis convicciones principales sobre un sistema democrático de representación política.

Sí, estoy convencido que si algo te importa tu país y tus conciudadanos, se debe participar en la vida pública con el voto particular de cada uno.

Elegir entre las distintas opciones, aunque los límites entre ellas no estén muy definidos, es un derecho y un deber, a la vez, que todo ciudadano tiene y puede ejercer.

Lejos están los tiempos que no teníamos la condición de ciudadanos y otros se arrogaban, por la fuerza, la capacidad de gobernar sin tener en consideración otros intereses que los propios, interpretando que esos intereses eran los de la mayoría social, quien por estar silenciada no tenía oportunidad de expresar su opinión.

Por muy mal que vayan las cosas, el derecho de voto, es un elemento esencial de la vida democrática y su valor se estima más cuando no se tiene.

Por ello se debe utilizar con responsabilidad y no usarlo es dejar en manos de otros nuestro futuro.

Después no valen los lamentos.

sábado, 25 de junio de 2016

El Reino Unido de la Gran Bretaña

Título pomposo que dice mucho de quien lo creó

Reino Unido de la Gran Bretaña
Hoy, después del referéndum sobre la permanencia de U.K. en la U.E." (al fin y al cabo todo son siglas en este mundo y se olvidan de las personas) y su resultado contrario a la permanencia, todo son lamentos y crujir de dientes.

¿Por qué se ha llegado a esta situación?

Sin intentar entender el carácter, costumbres e idiosincrasia del pueblo inglés, poca luz se puede aportar a las profundas motivaciones de sus gentes sobre el NO a su mantenimiento en la Unión Europea.

La insularidad geográfica, ha marcado durante siglos su esencia, apartados del continente europeo por un brazo de mar (el Canal de la Mancha), que es mucho más que una frontera natural, más bien les ha permitido vivir alejados de las vicisitudes de la vida europea y dedicarse al comercio mundial (amparados en una flota naval muy poderosa), sin tener necesidad de implicarse en demasía en problemas de vecindad.

Ese modelo colonial y comercial se vino abajo al finalizar la Segunda Guerra Mundial, pasando los EE.UU. a ocupar su lugar en el mundo occidental. Pero en el imaginario popular inglés, todavía, añoran ese modelo.

Es notoria su creencia de ser un pueblo único, sin mezclarse con otras gentes (tal es su costumbre) fieles a sus tradiciones y con un sentimiento muy arraigado de su propia independencia.

Todo ello chocaba frontalmente con la idea de integración en la Unión Europea, como ya se pudo comprobar en sus reticencias de los últimos años a adoptar un mayor compromiso en su construcción. Siempre quisieron tener las ventajas y limitar los inconvenientes.

Y, ahora, tan solo, todo se ha clarificado.

domingo, 5 de junio de 2016

Sistema educativo

¿Para qué se utiliza?

Sistema educativo
Tuve la desgracia, entre mi salida de la infancia y entrada en la juventud, de asistir durante cuatro largos años a lo que se tenía por un centro de educación, el Colegio Academia Rapariz.

Su director, D. Camilo, seguía el ideario de que la letra con sangre entra, fielmente.

Jamás tuvimos una explicación, por su parte, sobre los temas de estudio, tan solo le interesaba que aprendiéramos de memoria el contenido de todas y cada una de las lecciones del libro de texto. Y, como sus clases eran de letras, Gramática, Historia, Geografía, Latín y alguna vez Francés, se hacía particularmente difícil comprender lo que se estaba a estudiar.

Su estímulo para hacernos amar el estudio era: "Es un usted un animal, chico. Es usted un burro, chico. Dígale a su padre que le compre un carrito y vaya a vender pipas, usted no vale para otra cosa". Eso, tan solo, si te equivocabas en el recitado de la lección correspondiente a ese día, para lo cual tenías que hacer pausa en las comas y más prolongadas en los puntos. O sea, pura memorística o chapatoria como sus sufridos alumnos le llamábamos.

Lo anterior, solo era el preámbulo de la ración de palos que nos propinaba en las palmas de las manos (veinte en cada una) con una estaca que tenía y portaba de clase en clase.

Naturalmente, hoy, tal sistema “educativo” no existe, pero sus efectos son visibles en gran parte de la población que la experimentó, toda vez que su finalidad si se cumplió.

Hizo personas sin inteligencia, obedientes al sistema establecido y con miedos atávicos que les incapacitaron para pensar por sí mismos. Curiosamente, cuando se jubiló este director, muchos de sus exalumnos le hicieron un homenaje. Sigo sin entenderlo.

La educación, considero, debe servir para hacer personas conocedoras del mundo, curiosas, a las que se les debe explicar las cosas propias de la existencia, con toda claridad y de acuerdo a las edades correspondientes. El amor al estudio debe ser una opción placentera, estimulando las mentes, en lugar de castrarlas.

Se hace demasiado hincapié en los planes de estudio, como si fueran ellos los causantes del fracaso escolar, cuando son los métodos los artífices de dichos resultados.