lunes, 2 de junio de 2014

Estado federal

Necesidad de convocar un referéndum sobre la forma de Estado

Camiseta de República Española
Hoy, Juan Carlos I rey de España, anuncia su abdicación a la corona española. Y nos propone que nombremos a su hijo, Felipe, como su sucesor.

El pueblo español puede hacer dos cosas, aceptar la propuesta o no.

En las Cortes Generales se tiene que producir una discusión sobre ello y al final la correspondiente votación.

Hace varios años, la monarquía española entró en crisis, por sus propios errores, unos más importantes que otros, pero que en su conjunto han contribuido a crear un clima de alarma social sobre el papel que estaba jugando la institución monárquica en nuestras vidas.

Un asunto, no menor, es la fortuna acumulada por este rey y sobre la cual se ha pasado de puntillas en la prensa española.

La opacidad en la que se ha movido la Corona, no contribuye a su legitimidad, menos en los tiempos que corren.

No se puede hurtar al pueblo español el necesario debate sobre la forma de estado y, de una vez por todas, las fuerzas políticas tienen que estar a la altura de las circunstancias y convocar un referéndum para que el pueblo español se exprese.

La mayoría de los problemas territoriales de España tienen su posible solución en la constitución de un estado federal republicano.

¿Queremos un estado en descomposición territorial (como Cataluña y el País Vasco anuncian) o un estado que, conservando la unidad de España, de salida a las aspiraciones de autogobierno de esas y otras comunidades autónomas que, todavía no se han atrevido a plantearlo?

¿Queremos un estado laico o pseudo-religioso?

¿Queremos más democracia?

Es el momento de reflexionar sobre nuestra democracia, nuestra convivencia, nuestra organización, nuestro desarrollo y nuestro futuro.

miércoles, 14 de mayo de 2014

Manu militari

¿A quién está supeditada la fuerza?

Aviones OTAN
Casi todos los países tienen fuerzas armadas, también llamadas fuerzas de defensa y que tienen su origen en la natural necesidad de defensa ante un ataque de otro país.

También, naturalmente, podríamos llegar a argumentar que, si las fuerzas de defensa de todos los países solo se dedicaran a eso, a la defensa, las guerras no se producirían toda vez que nadie atacaría. Luego podemos concluir que, para algunos países eso de fuerzas de defensa no deja de ser un eufemismo mayúsculo.

¿Y qué necesidad tiene un país de atacar a otro?

Desde ambiciones territoriales, económicas, políticas, ideológicas y muchas más, los países se buscan una y mil justificaciones para iniciar una guerra, curiosamente la inician quienes jamás van a luchar en ella, para eso tienen a sus “fuerzas de defensa”.

Vivimos unos tiempos confusos, inciertos, poco tranquilizadores, en los que podemos constatar la desenfrenada carrera de armamentos ayudada por una tecnología que hace obsoleta un arma al poco de producirla. Motivo por el cual las cantidades de dinero que se dedican al desarrollo de nuevas formas de destrucción son cada día mayores.

Si tienen un F-18 desean un F-22 y a poder ser invisible.

Es evidente el afán de dominación, de imposición de los propios deseos a los intereses y anhelos del enemigo, terrible palabra, desde el mismo momento que se cataloga de enemigo a alguien, automáticamente se puede buscar su eliminación.

Ahora bien, ¿quién cataloga al enemigo, cómo tal?

Desde el poder, que siempre es económico, se estimula el ardor guerrero de amplias capas de la sociedad, presentando al otro como la causa de los males propios y, naturalmente, eliminando al otro los problemas se resolverán. Trágico error que el hombre ha venido cometiendo desde que tenemos constancia histórica.

Hoy, es notorio que la OTAN en su fundación como organización defensiva ante la URSS (oficialmente) ha pasado a ser una fuerza de intervención atacante en distintos escenarios del Mundo, de ahí su expansión indisimulada a los países del este de Europa.

¿Quiénes están detrás de este avance? ¿Qué intereses están en juego? ¿Qué objetivos se persiguen? ¿Qué riesgos están dispuestos a asumir? ¿Quiénes se benefician?

Un problema de primer orden, sobre todo para Europa, son las fuentes de energía y mucho me temo que toda la estrategia conduce a su obtención y la táctica será la fuerza militar.

La actual crisis de Ucrania, es un acto más de ese juego peligroso con Rusia.

¿Podemos pararlo?

sábado, 3 de mayo de 2014

Dinero y Sociedad

¿Cuál es el valor supremo de esta Sociedad?

Dinero
El dinero, sin duda, me contesto a la inicial pregunta que me hago. ¿Usted que contestaría?

No habíamos quedado en que existen otros valores, la dignidad, la lealtad, el honor, etc., que son cualidades individuales y ese es el intríngulis de la cuestión, son individuales no colectivas, como muchos creen, porque así se lo hicieron creer.

La dignidad de un pueblo, su honor, su lealtad, etc., no son más que virtudes individuales que se quieren aplicar a un conjunto de personas, sublimando su efecto en la conciencia de la colectividad (que no deja de ser otra expresión societaria de una característica individual).

Pero ¿qué es el dinero? Un instrumento de cambio que se ha convertido en un fin en sí mismo.

¿Por qué? Porque si tienes dinero puedes adquirir muchas cosas. Tan sencillo como simple.

¿Y para qué quiero adquirir cosas? Para obtener poder sobre los que no las tienen.

Entonces ¿el dinero es poder? Si, de ahí que mucha gente lo persiga.

Y ¿si a mí no me interesa el poder? Quedarás en manos de quien lo tiene.

¿Cómo me puedo defender del poder? Agrupándote con otras personas que tengan unos valores parecidos a los tuyos.

Y así podríamos seguir reflexionando, para intentar averiguar en la realidad que vivimos.

Luego, depende de cada uno, el camino elegido para circular por la vida.

viernes, 25 de abril de 2014

Objetivo Ucrania

La propaganda sustituye a la información

Ucrania en Europa
Estos últimos días, estamos asistiendo al bombardeo constante de noticias sobre Ucrania.

Raro es el medio de información (por no decir ninguno), que ofrece un análisis profundo de lo que está aconteciendo y no me refiero al simple relato de los hechos.

Ante un suceso tan importante y que entraña un cambio profundo en el mapa europeo, en lo referido a las influencias de USA y Rusia, se echa de menos que, desde los medios de información se ofrezca a los ciudadanos una visión histórica real de cómo se ha llegado hasta aquí.

Ya sé que los medios están dominados por sus propios intereses, pero los ciudadanos a los que dicen informar, también tienen sus derechos. Y saber conjugar ambos elementos establece la poca o mucha credibilidad del informador.

Se está legitimando ante el Mundo, a un gobierno salido de un golpe de estado, con masacre incluida.

Y, al mismo tiempo, se demoniza la rebelión de una parte de ese país, que se opone al hecho consumado.

Realmente es curioso como la propaganda se ha instalado en las mentes del llamado occidente de Europa, tantos años clamando contra los rusos no ha sido gratuito, ha dado resultado.

Considerar que se puede minusvalorar al otro, faltando a los compromisos contraídos, dice muy poco de las “cabezas pensantes” que dirigen los destinos de la OTAN.

Considerar que Rusia se iba a quedar quieta ante la invasión de su espacio geo-político es de necios.

Naturalmente, los necios, no se paran en consideraciones de carácter humanitario, solo les importa su propia necedad.

Nos inundaran de “noticias” que “prueben” lo acertado de su apuesta, como Irak, Afganistán y otras muchas ocasiones en que la “democracia” se ha vendido por la fuerza de las armas.

Ya el presidente Dwight D. Eisenhower advirtió del complejo industrial-militar, interesado en mantener la carrera de armamentos entre los Estados Unidos y la Unión Soviética durante la Guerra Fría. Sus palabras siguen vigentes.

domingo, 13 de abril de 2014

Lo que diga la mayoría

Hacer seguidismo de la vacuidad

La mayoría silenciosa
Conocí, hace ya muchos años, a una persona que ante cualquier controversia en la que había que tomar partido, él decía: “Yo, lo que diga la mayoría”. Tal era su espanto a definir una postura personal que pudiera entrar en colisión con alguno del grupo, sin pararse a pensar que ya estaba tomando un partido, el de la mayoría.

Ese afán en querer contentar a todo el mundo, posiblemente, residía en su falta de criterio, por diversos motivos que, podían ir desde su propia ignorancia del asunto tratado, al pánico cerval a meter la pata, o simple y llanamente a no complicarse la vida con una opinión que, no tuviera aceptación por esa mayoría de la que era tan amigo.

Y no es que esa situación se produjera tan solo una vez, era su “modus vivendi”.

Con el tiempo vivido he observado que, la mayoría silenciosa, esa especie de humanos que nunca dicen nada, nunca se manifiestan, nunca protestan, son un número importante de seres que pueblan la Tierra, que se mueven como maletas (los llevan y los traen) sin que tengan que ejercer voluntad alguna, sin tomar partido, creyendo que su comodidad es lo más importante.

La falta de pensamiento propio es el primer paso para que otros piensen por ti, te manipulen e incluso te gobiernen contra tus propios intereses, que en realidad no conoces, porque nunca te paraste a pensar en ellos.