sábado, 6 de febrero de 2016

El botarate español

Una especie que, en lugar de extinguirse, se multiplica en las redes

Aviso de un botarate
Hace ya unos cuantos años, existía un tipo de individuo que todo lo arreglaba con un par de ostias. Hoy, se reproducen en Internet como setas después de la lluvia, otro tipo de forofos de la violencia verbal (escrita) que tienen por dogma la verdad absoluta.

Denotan una escasa formación en los temas tratados y, quizá por eso, son fácilmente distinguibles por los insultos que dirigen a otros en lugar de intentar argumentar sus posiciones del asunto en cuestión.

Si a usted se le ocurre entrar en los comentarios de una noticia o artículo de opinión en cualquier periódico, los podrá visualizar rápidamente.

Da la impresión que, estén al servicio de algún grupo político (bueno en realidad de varios grupos políticos) a los que defienden a capa y espada, atacando a los contrarios sin tregua.

En los últimos tiempos su número aumenta. Tal parece que se quiere tener tanta presencia en las redes, incluso superior a la percibida en urnas, intentando monopolizar el debate, para así crear un estado de opinión favorable a sus intereses.

Creo que estos métodos le hacen un flaco favor a quien los propugna y pueden causar el efecto contrario al que se busca.

Algunos medios moderan sus comentarios y solo publican aquellos que pasan el filtro, que se puede confundir con censura, pero es el precio que hay que pagar para no tener que leer tontería tras tontería.

No me gusta la censura, pero menos me gusta el botarate, especie muy española.

viernes, 5 de febrero de 2016

Derecha e izquierda

Dos visiones de una misma realidad

Izquierda y derecha política

Si algo caracteriza a la derecha política democrática, es la defensa de la propiedad privada, tanto de los medios de producción como de cuanto las personas, sociedades o grupos organizados puedan adquirir con dinero.

La izquierda política democrática, asume que, la propiedad de los medios de producción puede estar en manos privadas, pero tienen que estar supeditados al interés de la sociedad y no responder, tan solo, al beneficio particular, sobre todo en aquellos campos considerados estratégicos. Precisamente en política económica es donde se encuentran las principales discrepancias dentro de la izquierda política.

Todo ello dicho a grandes rasgos.

Ante estas dos visiones (principales) de la realidad económica, las sociedades actuales establecen sus preferencias en las elecciones de los diferentes países.

Naturalmente, existen puntos de convergencia, así como de divergencia los que originan gobiernos puramente de derecha, de coalición, como de izquierda, según la composición que el electorado haya establecido para sus distintos parlamentos.

Pues de eso estamos hablando, la democracia parlamentaria.

Que no es otra cosa que, caso de no existir mayorías absolutas, la posibilidad de llegar a acuerdos, en beneficio de la Sociedad, entre las distintas tendencias políticas.

En España, hoy, no tenemos mayorías absolutas en el Congreso de los diputados, motivo por el cual las fuerzas políticas tienen la obligación de ponerse de acuerdo para establecer gobierno.

Lo contrario, no es aceptable, demostrarían su inutilidad social y eso, tarde o temprano se acaba pagando.

miércoles, 3 de febrero de 2016

Madurez política

La política, el arte de lo posible

Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE
Cuando en España, por parte del Rey, se ha encargado a Pedro Sánchez (Secretario General del PSOE) la formación de gobierno, ya se escuchan voces a favor, en contra, e incluso una gran expectación, se palpa, sobre la posibilidad que tal cosa se consiga.

Las ideas de cómo tiene que conformarse ese posible gobierno, expuestas por el Sr. Sánchez en su intervención de ayer, primero el para qué, después el con quien y más tarde el cómo, han situado las prioridades en su justo término.

Para qué formar un gobierno, sino es para hacer unas políticas en beneficio de la mayoría social.

Con quién se puede hacer esas políticas, con todos aquellos que estén dispuestos a poner sus fuerzas en beneficio de la sociedad española.

Como articular ese gobierno, en solitario con apoyos parlamentarios, en coalición con partidos que asuman el reto y se comprometan en la acción de gobierno, dejando sus apriorismos y bajando a la dura realidad, para dar un paso al frente asumiendo que gobernar es priorizar las decisiones.

En pocos días podremos comprobar si, dentro de las fuerzas políticas, existe deseo de acuerdos o se utiliza este período de negociación para desgastar al otro.

El reto es grande, o se consigue o el fracaso no será solo del PSOE, todos serán culpables de su propia intransigencia.

Veremos, si el tan deseado cambio de políticas, está respaldado por una voluntad sincera o tan solo es una dialéctica falsa que persigue otros objetivos.

La hora de la verdad ha llegado.

lunes, 1 de febrero de 2016

Deportividad

Comportamiento adecuado a las normas de corrección en la práctica de un deporte

Deportividad
En los últimos años, he constatado que lo más importante en muchos deportes, no es el “flair play”, la limpieza del juego, en definitiva la deportividad. Hoy lo más importante es el resultado y como llegue éste es lo menos importante.

La frase “Ganar en el último minuto de penalti, aunque sea injusto” define todo un pensamiento de que el fin justifica los medios. Caso del futbol y otros deportes, en los que el negocio ha dejado poco espacio a la práctica deportiva.

Desde que en televisiones, radios y prensa escrita, se ha reservado un lugar preeminente al periodista forofo que, justifica todo ante el resultado ganador de su equipo, el aficionado al deporte -tiene uno la impresión- también se ha contagiado de esa mentalidad donde el espíritu deportivo ha dejado de existir.

Me produce tristeza y decepción el rumbo que dichos comentaristas han tomado y la repercusión, que su actitud, tiene entre los jóvenes en formación.

¿Qué valores les estamos transmitiendo?

martes, 26 de enero de 2016

Las formas en política

Como en cualquier otra actividad humana, son fundamentales

La puesta en escena, el pasado viernes, de Pablo Iglesias en su conferencia de prensa desde el Congreso de los diputados, fue lo más parecido a una afrenta al PSOE, antes que una invitación al diálogo para formar gobierno.

Así lo ha entendido la gran mayoría de las personas que, no están en la órbita de Podemos.

Si uno quiere llegar a acuerdos con otro, lo normal y más directo es hacérselo saber en persona, antes de utilizar al Rey y más tarde a la prensa, como altavoz de tus peticiones.

Con esa actitud y comportamiento, deja pocas oportunidades de llegar a un acuerdo negociado, más bien lo que parece es una prisa desmedida por aparecer como la fuerza política que protagoniza el cambio político.

Lo curioso de todo esto es: Que en pocos días han cambiado de táctica, varias veces, a saber.
Primero: No querían saber nada del PSOE (casta).
Segundo: No entrarían a formar gobierno con el PSOE.
Tercero: Tenían unas líneas rojas (referéndum en Cataluña y grupos parlamentarios).
Cuarto: Todo eso queda en suspenso si les dan los puestos en el gobierno.

En definitiva, no dan la impresión de querer negociar un gobierno de progreso para España, hacen una pantomima pública para intentar evitar que se les identifique como un grupo político que hará inevitable unas nuevas elecciones generales, pero con sus manifestaciones no dejan mucho margen de duda.

La soberbia de creerse imprescindible, le pasará factura.

Hará que se abran otras vías de solución, a la formación de gobierno, que hasta ahora se antojaban más difíciles.

Si tal cosa se produce, y se conforma un gobierno sin Podemos, dentro de cuatro años ¿Qué será de Podemos, una vez rota la novedad?

Ese es el riego de apostar en un órdago total. O con nosotros o elecciones.

Le puede salir el tiro por la culata.